noviembre 26, 2020

Asi es Cúcuta

Noticias diarias en la web – Radio y Prensa

Un año de haber sido escogido un estilo diferente de gobernar la ciudad

Hoy hace una año (27 octubre 2019-2020), los cucuteños decidieron tratar de cambiar la forma de gobernar de la ciudad, aunque Cúcuta ha tenido excelentes alcaldes, otros regulares y uno bien malo desde la constitución del 91, la ciudad sigue mirando perpleja como se desarrolla. Muchos comparan la Cúcuta de los 80 usufructuando la bonanza venezolana, bonanza aprovechada por comerciantes foráneos llegados de Antioquia, Boyacá, Santander, Valle entre otros y cucuteños muy pocos, esa bonanza no le dejaba nada a la ciudad, porque hasta los comerciantes despreciaban a los cucuteños que no eran atendidos por no traer bolívares en sus bolsillos.

Cuando empezó la debacle de los venezolanos los cucuteños nos sentimos bien tratados por los pocos comerciantes que quedaron, muchos de ellos se volaron de la noche a la mañana, no pagaron deudas, no pagaron nómina y se perdieron de la faz de la tierra.

Ahí ya el cucuteño empezó a mirar la ciudad como aquel rincón del País, descuidado, sin oportunidades, viendo como una clase política acomodándose para tratar crear sus empresas politiqueras para manejar no la ciudad sino sus recursos, los del erario.

Como lo decía al principio han pasado buenos, regulares y un malo en la alcaldía, cada cual ha dejado algo con que identificarse, una de ellas la identifican por haberle dado un martillazo a la tribuna del estadio, a otro por sus locuras, otro por ocupar la ribera del río, otro por querer y soñar que Cúcuta se convirtiera en una Curitiva, otro colgó la sotana, era popular ayudaba a la clase desprotegida pero con un gabinete pésimo, igualmente una ex policía con la mejor voluntad de servicio pero igual con un gabinete que no llegó a servir a la comunidad sino muchos de ellos aprovechar ganancias extras, otro llego hizo puentes, trajo la apertura de centros comerciales y los llamaron Mega Obras y así sucesivamente hasta que llegó uno que permitió hacer una edificación para el beneficio de la niñez y que como el cuento de los 3 cerditos con un soplo fuerte se podía caer, prometió casas gratis, en fin, prometió y no cumplió y trató de repetir por fortuna no le comieron el cuento, como decían por ahí “el de ponerle aire acondicionado a las 20.000 casas”, llega otro, trata de hacer mejor las cosas a pesar de tener un respaldo cuestionado y que a pesar de las críticas de los contradictores se pudo mantener los 4 años y no salió antes como muchos que lo precedieron, dejó algunas obras que se han venido terminando y que muestra a una ciudad diferente a pesar que sus oponentes miran falencias en las obras ejecutadas.

Llegó la actual administración, diferente, distinta, sin ningún pasado político y sin ningún cuestionamiento ayudado por la gente joven de la ciudad que vieron en un adulto mayor como el guía para ellos y que en un mañana dejara la ciudad con un derrotero diferente. Pero los que se quedaron sin el poder empezaron a mirar con malos ojos el proceder del nuevo alcalde que a pesar de los 8 largos meses de pandemia ha tratado de hacer las cosas totalmente diferentes, mostrar y cambiar la cara a la ciudad, nos quejábamos antes de la invasión del espacio público se realizó un trabajo de concientización con el mismo vendedor informal y a fe que se ha logrado, pero los oponentes de la administración dicen que se está invadiendo ilegalmente el espacio cuando en las administraciones anteriores no había por donde pasar, en esta administración se ha tomado en cuenta la zona rural, no llevando pavimento ni regalos a los niños, sino que les han ayudado a los agricultores de la zona rural a vender sus productos directamente obteniendo mayores beneficios, se ha tratado de buscar una marca para Cúcuta y seguro dentro de poco se dará, miran con buenos ojos las obras que se están terminando y buscan perfeccionarlas para beneficio y ornato de la capital.

En fin 10 meses de administrar esta ciudad en una forma diferente y 10 meses lleva la oposición en buscar sacar esta administración del rumbo fijado y como malos perdedores no permiten que se siga desarrollando un Plan de Desarrollo planteado y aprobado, cuando las cosas se están tratando de hacer bien y lo repito de una forma diferente, quieren hacer lo que nunca trataron o hicieron en las anteriores administraciones de buscar una revocatoria del mandato.

Y da pena ajena, hasta profesionales en esa tónica se han dejado embaucar por esa enfermedad en afán de desestabilizar una administración que a pesar de llevar 10 meses con pandemia incluida, busca llevar la ciudad por un camino diferente. Esperemos que al final del mandato la historia lo juzgará, así como ha juzgado a los anteriores mandatarios.

Otras noticias importantes

Abrir chat
1
Hola. Gracias por tu visita. ¿En qué te podemos ayudar?