octubre 1, 2020

Asi es Cúcuta

Noticias diarias en la web – Radio y Prensa

El tunel Dario Echandía Olaya

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

“…Hoy entregamos el túnel de La resiliencia…”-Iván Duque Márquez. Todo inicia como una oruga en 2005, más tarde con el túnel exploratorio o piloto, la oruga se convirtió en crisálida, y finalmente con el sellamiento de la Falla de La Soledad y el acabado final, después de una larga metamorfosis, la crisálida se convirtió en mariposa: El Túnel de La Esperanza Darío Echandia Olaya.

Una mega-obra, la mayor obra de ingeniería del país en toda su historia, hoy por hoy el túnel más largo de Latinoamérica, al servicio de Colombia. Un anhelo de progreso, un Cruce de La Cordillera Central, que sin duda llena un vacío de movilidad operativa al interconectar el país, puesto hace mucho rato en evidencia por todo la colectividad.

Darío Echandia Olaya “El Maestro de Chaparral”, un gran jurista y filósofo y un magistral Estadista, considerado en su tiempo como “La Conciencia jurídica y moral de Colombia”. Un hombre ponderado, transparente y sabio. Fue un connotado dirigente liberal y el único en Colombia en ocupar la presidencia de los tres poderes: Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Presidente del Congreso Nacional y Presidente de la República. Fue el maestro Echandia un hombre elemental, “químicamente puro”, transparente. El manifestaba a las nuevas generaciones: “…Mire mijo, en política se pueden meter las patas, pero no las manos”. En el escenario presente impactado por la contracultura de la corrupción y permeado por el narco-tráfico, como hacen falta esos valores humanos integrales para capear el temporal en tiempos de tormenta.

“…Y el poder ¿Para qué?”-expresó con prudencia el Maestro, cuando el Presidente Mariano Ospina Pérez le ofreció el poder en pleno “bogotazo”. Magistralmente respondió en su discurso inaugural Duque Márquez: “…El poder para el servicio…”.

Célebre por su bonhomía y por su certeras frases: “Nuestra democracia un engendro tan mal hecho, que se parece a un orangután con sacoleva”. Vaya, vaya…

Muy merecido el homenaje al Maestro de Chaparral: Túnel Darío Echandia Olaya. Creo que se trata de un mensaje subliminal del presidente. Es absolutamente necesario acudir a la reserva moral del país y a la ponderación para salir de ésta crisis infernal, y no solo por la pandemia. Es de imperiosa necesidad emular la rectitud y verticalidad de Echandia Olaya. Debemos, en éste nuevo escenario abrevar en las fuentes del Desarrollo Humano Sustentable. “Elemental mi querido D”

 El país recibió con beneplácito la obra. Una mega-construcción que justifica tiempo e recursos, con un  temprano retorno de inversión y un claro mejoramiento de la calidad de vida de gran parte de colombianos, amén de una manifiesta reactivación económica a todas luces evidentes. Bien, bajo la orientación de Invias y de los ingenieros Juan Esteban Gil Chavarría, Carlos Hernando Enciso Pérez y Carlos Felipe Sabogal Ocampo, tuve el honor de aportar un mínimo, al oficiar como director de Interventoría del Consorcio Interventoría Integral Cajamarca, en la etapa final del Túnel de La Esperanza Darío Echandia Olaya. Enhorabuena….

 

 

Otras noticias importantes

Abrir chat
1
Hola. Gracias por tu visita. ¿En qué te podemos ayudar?