noviembre 27, 2020

Asi es Cúcuta

Noticias diarias en la web – Radio y Prensa

Tigre dientes de sable

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Hace treinta y ocho años, en 1972, bajo la administración de Misael Pastrana Borrero, el gobierno colombiano creó la primera criatura depredadora: El UPAC, como símbolo de un gran marsupial carnivo de inmensa mordida y voraz apetito, representado en El Demonio de Tasmania-Sarcophilus Harrisii. Ante su colapso, en 1999, en el mandato de Andrés Pastrana Arango, “La segunda pastranada”, el gobierno de turno estructuró en reemplazo del UPAC, otra criatura, el UVR, también voraz y depredadora, salvaje asesino, el Lobo Gris-Canis Lupus, aún vigente y letal. Y ahora, el gobierno Duque Marques con la orientación económica del ministro Carrasquilla, quiere sacar de un cubilete mágico la Hipoteca Inversa, representada tal vez por un gran felino antiluviano el Tigre Dientes de Sable-Macairodontinus Smilodón, azote del hombre cazador, popularizado en la película diez mil años antes de Cristo. Cada vez las criaturas depredadoras de la clase media son más voraces, letales y con colmillos blancos mayores; veamos:

Primero: El Demonio de Tasmania. Seguramente la primera criatura depredadora, se creó con una sana intensión. No lo sé. El objetivo original, era seguir las orientaciones de un célebre economista, asesor en su momento de Franklin Delano Roosevelt, Lauchlin Currie, en su proyecto “Cuatro Estaciones para Colombia”. Tal vez, reitero el espíritu inicial era sano y las condiciones socio-económicas estabas dadas, para un ensayo de laboratorio económico: Incentivar el ahorro de los colombianos y encauzar los recursos captados por los ahorradores y otros, hacia la industria de la construcción, facilitando la adquisición de vivienda como sueño no cumplido de la población vulnerable del país, con especial énfasis en la clase media colombiana. Así, con “esa sana intención” nació la criatura, con los decretos 677 y 678 de mayo 02 de 1972. En septiembre 15 de 1972, se bautizó a la criatura, ya con pequeños pero puntiagudos dientes, con el rimbombante nombre de Unidad de Poder Adquisitivo Constante, alias “UPAC”. Claro de constante no tuvo nada, dado que al tiempo que se incrementaba el sector constructivo y crecía la demanda de créditos para vivienda, muy pronto se creó la Corrección Monetaria-CM, amarrada al principio por la inflación, pero luego disparada por factores multiplicadores, propuestos por la banca privada, con intereses tan alto, tales que años más tarde alcanzaron metas de hasta un 45%, impulsadas por el DTF. Grave asunto, muy grave. En tal razón los impactos sobre los usuarios fueron sencillamente desastrosos: las cuotas se tornaron impagables, perdieron sus viviendas, se sumieron más en la pobreza. Al final, 20.000 viviendas en dación de pago, más de 150.000 procesos judiciales, un sin número de viviendas abandonadas, con deudas pendientes y con el agravante adicional, que motivó al campesino colombiano a abandonar el campo, con la ilusión de llegar a la ciudad en la esperanza de casa y trabajo en construcción. En conclusión el UPAC colapsó en 1999. Sin embargo, motivo el nacimiento de la segunda criatura Colmillo Blanco.

Segundo: El Lobo Gris. Ante el colapso del UPAC, nace el UVR, en el gobierno de Andrés Pastrana Arango. La Ley 546 de 1999, declarada posteriormente inexequible por la Corte Constitucional, crea un sistema financiero de vivienda, atado a una nueva criatura también depredadora, como símil del Lobo Gris. La Unidad de Valor Real, con dientes achatados inicialmente, con una tasa de interés fija, correspondiente para el proceso de transición a 160.775 UPAC. Orientada en su crecimiento al principio por el Concejo Nacional  de Política Económica y Social-CONPES-y luego, más tarde a partir del Agosto 16 de 2000 por el Banco de La Republica. Claro está el UVR adquirió todas las afectaciones socio-económicas del UPAC y aún subsiste, con “unas de cal y otras de arena”. En síntesis esas criaturas de Colmillo Blanco han impactado y de qué manera, las generaciones anteriores de nuestra clase media y aún continúan sin respuesta clara en las nuevas generación. Los que salvaron sus casas y pasaron salvos de los afilados colmillos blancos, y ahora ya transitan en la tercera edad, tienen un coqueto felino, que los puede afectar. Presente la tercera criatura

Tercero: El Tigre Dientes de Sable. Por ahora la criatura en etapa embrionaria, pero ya le tienen lista la sala cuna y el ajuar al tigrito dentón. La idea en principio, puede ser sana. No lo sé y no lo discuto a falta de ilustración temática, sin embargo, si tengo la certeza de la perversidad integral de Dientes de Sable. Se trata de crear una pensión sustitutiva para la vejez, con hipoteca bancaria incluida. No tengo claridad, si existen años de gracia de interés, o si las tasas de amortización son fáciles. Esperemos el nacimiento de felino. Bajo la premisa que uno de cada diez adultos mayores, y creo que las estadísticas son muestreos de la clase media, tienen pensión y siete de cada diez tienen vivienda, se estructura la Hipoteca Inversa. Al hipotecar su casa, el adulto mayor usuario de HI tendrá una especie de pensión, no se el monto, mensual o total en un solo pago. Las condiciones para el usuario: mayor de 65 años y vivienda propia libre de obligaciones. El compromiso comercial terminará con el fallecimiento del usuario.  En tal razón sus herederos decidirán en su momento si entregarán la vivienda por la hipoteca o la recatarán de la deuda hipotecaria. Sobre el tema solo un gran interrogante, caso a caso, a futuro: ¿Así quieran, serán capaces los herederos de cancelar esa deuda a tan corto plazo? La verdad, no creo. Si creo que perderán su vivienda-patrimonio, por deuda impagable en la gran mayoría de los casos, tal como sucedió a los usuarios de UPAC. Y desde luego, el gran ganador a mediano plazo, teniendo en cuenta la esperanza de vida de los usuarios favorecidos, será la banca. Así de fácil o en su defecto, los agiotistas harán su negocio comprando las viviendas en remate “a precio de gallina flaca”. Algún amigo comentaba con humor que los asesores bancarios, no preguntarían ¿Cuándo pagarán las cuotas atrasadas? Sino ¿Ya se murió el viejo? En síntesis no se necesita ser clarividente para atisbar desde su nacimiento los hermosos colmillos blancos de Diente de Sable. Es claro que la tal hipoteca inversa no es obligatoria, pero la iliquidez de la crisis en la presente coyuntura, es casi obligante, como un postre de tres leches para la vejez de la clase media. Por su angustia ellos querrán tomar esa HI con destellos de oropel. Si lograron los adultos mayores salvar sus viviendas de los colmillos UPAC-UVR, es necesario mirar  por el retrovisor, antes de tomar una decisión que puede afectar a sus herederos al perder su patrimonio. Además será un impulso negativo para caer en pobreza absoluta buena partes de los afectados, que no pudieron salvar su vivienda-patrimonio, y tendrán que empezar de cero, con claro detrimento a sus nuevas generaciones

¿Y existen alternativas? Claro que existen, veamos algunas: pensión de vejez obligatoria a los adultos mayores vulnerables; subsidios en servicios y rebaja significativa de la carga impositiva obligatoria en predial y afines; subsidio a los empleadores que den trabajo a personas útiles de la tercera edad; micro empresas comunitarias de adultos mayores, con contratos por las administraciones regionales, en temas, tales como: artesanías, jardinería, trabajos sociales y culturales, trabajos virtuales multitemáticos; granjas integrales de vivienda parcial y tareas pagas para personas de la tercera edad; reforma de salud, destinada a cobertura total para ellos; aprovechar con salarios dignos, todo ese inmenso capital social de los adultos mayores y un largo etc., etc…Nacerá la criatura Dientes de Sable y veremos resultados.

 

Abrir chat
1
Hola. Gracias por tu visita. ¿En qué te podemos ayudar?