enero 23, 2021

Asi es Cúcuta

Noticias diarias en la web – Radio y Prensa

Las casualidades del alcalde por una fiesta en el estadio

Por: Jairo Ortiz Rico, columnista invitado

El Alcalde Pamplona, Ronald Contreras, negó esta tarde en rueda de prensa la intención de realizar baños públicos en las inmediaciones del Estadio Camilo Daza, cuyas pretensiones fueron acusadas de manera masiva en Redes Sociales de parte de la Ciudadanía.

Dijo el alcalde que las obras se estaban desarrollando con el fin de hacer un reforzamiento al muro del Estadio por unas fisuras registradas en este, como consecuencia de filtraciones de agua provenientes de la cancha.

Aunque poco conozco de estos temas de ingeniería, el sentido común me pregunta cómo el drenaje de la cancha pudo afectar al muro, el cual se encuentra a una distancia considerable, separados por una pista atlética construida con de arenilla, concreto y asfalto.

Es una casualidad que los daños generados por las aparentes filtraciones de agua hubieses afectado solo un área determinada de corte vertical, lo que le ha permitido al señor alcalde, de casualidad contar con la posibilidad de evaluar la instalación de otra puerta de acceso al estadio, ya que de casualidad, las grietas verticales del aparente muro afectado, son de casualidad de una distancia de 4 metros bien calculados. Para el ejecutivo ha sido una gran casualidad, la necesidad de reforzar el muro con la construcción de columnas de concreto, que de casualidad, serviría para la instalación de una reglamentaria puerta de acceso o de evacuación del estadio, dada la casualidad, que allí se llegara a realizar algún espectáculo .

Pero las casualidades no paran ahí. Dada la aplicación de una vieja acción de tutela la cual impide de casualidad a esta administración (no a otras), la realización de espectáculos en la Plazuela Almeida, ha sido también una casualidad que el señor Alcalde esté obligado a realizar los eventos masivos en el gramado del estadio Camilo Daza. Sí, el mismo sitio que de casualidad tiene problemas de drenaje en el gramado lo cual, de casualidad generó los mencionados daños verticales en el muro.

Definitivamente, a este alcalde sí que lo persiguen las casualidades. Como desea realizar todas las actividades masivas, inclusive con carros en el estadio, de casualidad el Departamento de Nacional de Planeación le aseguró la aprobación entre 4.500 o 5.000 mil millones de pesos para cambiar luminarias y especialmente el gramado del estadio, lo cual permitirá, de casualidad, reparar los daños que la rumba ocasionará en el gramado de nuestro mítico escenario.

Sobre este proyecto, en el cual el señor Alcalde de Pamplona involucró al señor alcalde al Gobernador del Departamento de Norte de Santander y al Representante Wilmer Carrillo, dijo el ejecutivo local haber sido un logro gracias a su gestión, por lo tanto, tan pronto termine las ferias y fiestas se iniciaran las obras de recambio de la iluminación gramado y me imagino, también del drenaje del estadio.

No quisiera ser ave de mal agüero o extremadamente escéptico, pero la experiencia me dice que lograr una transferencia de recursos, casi sin trámites, sin que ni siquiera se tenga la precisión o exactitud del valor total aprobado, sin que surtan los obligados trámites legales y de inclusión en el presupuesto general dela nación, sería una gran odisea y el más admirable milagro, porque ni así logra los recursos, ni el más querido alcalde del presidente Santos.

Ojalá que esta promesa, no sea un sueño, porque esto, de las casualidades, ya me suena extraño, porque no podría ser cierto que una vez terminadas las fiestas, es decir en 8 días, los pamploneses podamos ser testigos como llegan unos recursos para reemplazar un maltratado, pisoteado y deteriorado gramado.

Con el respeto que el ejecutivo se merece, en mi percepción, estos supuestos solo caben en su cabeza, producto de sus temerarias casualidades, con el fin de justificar sus actuaciones, ya que organizar rumbas y espectáculos en el estadio sin la aplicación de las obligaciones de ley vigentes, se atentaría claramente contra el patrimonio cultural y bienes de uso público, con tal de satisfacer a unos pocos, a costa de acabar lo poco que nos queda de estadio.

Hasta no ver no creer, por eso le pido al señor Ronald Contreras que no se burle de las ilusiones de la gente y lo invito a ser más coherente, toda vez que la normatividad vigente le prohíbe el uso de este espacio público sin la adopción de reales planes de contingencia y demás medidas de protección que evite el deterioro de dicho lugar y escenario deportivo, además que sus organizadores estarán en la obligación de constituir pólizas de seguros que amparen los riesgos por daños que se llegasen a causar, habida cuenta que estos deberán entregarle a la comunidad las instalaciones en las mismas condiciones en que la reciban.

Por este motivo, hago un llamado de atención a las autoridades de control y vigilancia, para que estén atentos al cumplimiento de la Ley 1493 de 2011, en especial de sus artículos 15 y 17, en los cuales se ordena la manera como las autoridades locales deberán permitir, organizar y desarrollar espectáculos públicos en estadios y escenarios deportivos, independientemente de la promesa de posible existencia de unos recursos para arreglar el estadio, los cuales, como mínimo, los veremos en un año.

Otras noticias importantes

Abrir chat
1
Hola. Gracias por tu visita. ¿En qué te podemos ayudar?