Wednesday, 17 August 2022 | Login

Antonio Colmenares Martinez Antonio Colmenares Martinez Cortesía para www.asiescucuta.com

Coincidencias y prácticas conocidas

Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado

Al presidente electo Iván Duque le corresponde un momento histórico muy especial, cargado de compromisos con una derecha ávida de cambios, revolcones y ganas de hacer trizas lo que no les conviene, no ven justo o simplemente no les gusta. Momento de la historia de Colombia al menos diferente. Por fortuna, Duque no está solo para llevar a cabo tantas obras tangibles e intangibles propias de esa nueva agenda que ya se cuadriculó para cumplir con el poder en la mano y con lo que disponga el colectivo ganador de las elecciones.

Duque tiene la compañía del expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien a propósito se separó del Senado y mientras le responde a la justicia tendrá tiempo para ayudar con la carga del presidente debutante.

Se repetirán los consejos comunitarios con presidente a bordo respondiendo a la comunidad, escuchando a la gente y a los líderes sociales, -bueno al menos a los que se salven de la matanza-.

Este mecanismo no será igual al de Uribe, sino que dependerá de lo que decida la alta consejería para las regiones que manejará el tema de manera ordenada.
Será una especie de gerencia especial que la gente extrañó desde que se acabó la era Uribe en la presidencia. Pero el mecanismo vuelve porque es iniciativa del mentor, del principal asesor, del jefe que tuvo éxito y lo bueno no se cambia.

Serán muchas las coincidencias en las formas de gobernar con prácticas ya conocidas pero rejuvenecidas, actualizadas o remozadas y con la agilidad que ofrecen las herramientas digitales, tecnológicas y en manos de gente joven pero guiada por las manos de lo que saben para donde van con el poder.

Las decisiones drásticas vendrán en cascada, sin tregua y de manera contundente seguramente algo similar a lo dicho por el filósofo Nicolás Maquiavelo: “Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse”.

Serán cambios en todo lo que deja el gobierno Santos, hasta donde se pueda tratando de modificarlo todo, al fin y al cabo, fueron ocho años de sequía de poder, sin poder dirigir las naves hacia lo que la derecha considera buen puerto.

Los contradictores desde ya ven fantasmas, han criticado a los ministros del nuevo gabinete recordando incómodamente que algunos de ellos han sido investigados o al menos controvertidos por alguna de sus actuaciones en el pasado no muy lejano porque la mayoría son muy jóvenes.

La cantera para surtir a la oposición de suficientes lascas que se lanzarán contra el gobierno es grande y diversa. Se intentará culpar a la novedosa administración Duque de los desastres y males que puedan venir como resultado de cumplir con los objetivos de ordenar la casa y fortalecer las instituciones.

Pero será la historia, no la que se estudia en las escuelas, sino la historia real, la que registra los gratos recuerdos o cicatrices profundas en la sociedad, la que juzgue lo que apenas ahora está comenzando. 

Lo grave es que los verdaderos responsables de lo que pase, bueno a malo, estarán bajo la protección de las bambalinas y negarán como Pedro tres veces y muchas más, cuando ya no haya nada que hacer y las trizas y añicos de lo que pudo haber sido y no fue, tapice el territorio nacional.

000
Read 5418 times
Rate this item
(0 votes)
More in this category: « El Cristo de Evo JuanPaz »

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!