Monday, 17 June 2019 | Login

Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Cortesía

Kuku-ta, la casa del duende

Por Rafael Humberto Guerrero, columnista invitado

El primer nombre de San José de Cúcuta fue Kuku-ta, en honor a los indios que en la región residían, y significaba La Casa del Duende. La ciudad encerraba un toque mágico. Progresó muy rápido y ya en 1875 era una prospera urbe, con marcada influencia alemana e italiana, además de la propia raza mestiza de sus pobladores. Tenía bancos, su orquesta filarmónica, florecientes tiendas multitemáticas y un marcado comercio con Europa a través de la vía rio Zulia-rio Catatumbo-lago de Maracaibo y océano Atlántico. Es así como en el palacio de Buckingham se tomaba chocolate cucuteño. Años más tarde la propia reina de Victoria sería benefactora en la nueva Cúcuta. Pero algo salió mal. Muy mal. El 18 de mayo de 1875, la ciudad fue destruida por un pavoroso terremoto. Murieron la mitad de sus pobladores, seis mil habitantes. Sin embargo la ciudad fue reconstruida tres años más tarde.

Los bardos venezolanos con maravillosos cantos y poemas rindieron su tributo a la ciudad destruida. Uno de ellos Arístides Garbiras, expresó sus sentimientos en una maravillosa prosa “La Colombiana Encantada”. Y así cita:
“Pocas millas más allá de nuestra frontera occidental, Colombia la ilustrada, la prudente Colombia, nuestra hermana en las glorias y en el infortunio, contaba entre todas sus maravillas un alcázar de esmeraldas.
Dentro de aquel recinto moraba como nuncio de pasional esplendor una hermosa matrona de arrobador talante, de hechicero y dulcísimo rostro, de seductores modales, de nobles y benéficas aspiraciones.
Su frente límpida y serena, como el sueño de las vírgenes y su mirada llena de sonrisas y de halagos, encantaba a quienes la veían, y aprisionaba todas las voluntades, todas las afecciones. Su flotante y rizada cabellera estaba constantemente acariciada por las brisas del Pamplonita y del Táchira y sobre las espirales de aquellos rizos caían a millares los diamantes de las cordilleras….
… Corría el tiempo lleno de ilusiones para los moradores, que formaban la custodia de aquel placentero recinto, y cuentan que un día lleno de luz vivificadora apareció sobre una de las eminencias más cercanas un anciano de torvo aspecto, de gigantescas formas, encanecida barba y nevada cabellera. Vestía un negro ropaje y llevaba en su derecha una vara en forma de tridente. Miró con severidad todos aquellos valles, movió la vara con señal cabalística y al punto se estremeció la tierra con violencia. Un ruido aterrador y siniestro dejose oír repercutido en varias direcciones, y en medio de una nube de polvos y vapores, desapareció por completo aquel alcázar y en sus ruinas se hundió la colombiana.
Aquel anciano fue el destino.
Aquella colombiana fue Cúcuta.

Empero los espíritus aficionados a creer en lo maravilloso y en las narraciones cabalísticas, dicen que la colombiana Cúcuta está solo encantada; que a través de los cristales del Pamplonita, en las noches en que la luna los ilumina con luz de perla, se la descubre enterrada a poca distancia, bella, alegre y adorable, como en sus mejores días ; dicen que aquel anciano que apareció en sus cercanías y a cuyas señas surgió la fatalidad, fue un mágico resentido que volverá no tarde, y que al tocar el suelo con la punta de su tridente aparecerá de nuevo y llena de vida y de porvenir la colombiana encantada.
Las flores que en ella perecieron, embellecen hoy los jardines del cielo”. -Arístides Garbiras. San Cristóbal 1876.
Y el mágico resentido de torvo aspecto no regreso, pero más tarde se escuchó el eco de una formidable voz y se rompió el hechizo: “Surge et ambula”, y San José de Cúcuta logró aquello que parecía imposible: su reconstrucción. Se levantó como el ave fénix de sus cenizas (ruinas), alzó el vuelo hacia mejores horizontes, plena de ilusión, de nuevos sueños, también de esperanzas, para encontrar caminos de progreso para sus nuevas generaciones. Esos cucuteños de entonces, no eran extraterrestres, simplemente era una generación, que conoció el dolor, en medio de la felicidad. Sin esperar un solo instante se lanzaron a enfrentar su reto contemporáneo. Y lo lograron.

Cómo nos hace falta a los cucuteños de este nuevo milenio, la fuerza interior de esos emprendedores y ejecutivos antepasados. Vale la pena, colocar a veces el espejo retrovisor, para reconocer nuestra propia fuerza. El ADN colectivo no se pierde.

000
Read 514 times
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!

HACIENDA DEPARTAMENTAL