Sunday, 22 April 2018 | Login

LO MAS RECIENTE

El puñal y la rosa

Friday, 23 February 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Un axioma: “El país está polarizado” y su causa es bien compleja. Cuando apareció en el escenario nacional como ex presidente activo el señor Uribe Vélez la política y el propio colectivo social dinamitó y polarizó su pensamiento, su querer y su sentir. Esa polarización se tipificó como unilateral o asimétrica, la vertiente derecha y ultraderecha asumió una posición radical. Sus postulados, casi todos sofismáticos: Farcsantos es un “Judas comunista”; “Si no votas por nosotros se nos viene el castro-chavismo”; “Quien no ataque a Timochenko es terrorista”; “Queremos una paz sin entregar el país a la guerrilla” y otras perlas similares. Son desde luego mensajes tendenciosos y prefabricados en la posverdad.

Claro existe y es a todas luces manifiesto un pluralismo ideológico y de posicionamiento hacia la paz: Si o No es buena y pare de contar. Reitero Colombia está polarizada, y de qué manera.

Ahora se aproximan las elecciones legislativas y ejecutivas por el premio mayor del poder: Congreso de la República y presidencia de Colombia…Por primera vez en la historia de nuestra vida democrática republicana, la izquierda o mejor el centro-izquierda tiene una opción real de tomar el poder. Gustavo Petro, un progresista de la Colombia Humana, con un marcado perfil de centro-izquierda va primero en los favorecimientos populares preliminares, ante una marcada división de la derecha colombiana y ante una gran franja de opinión pública aun sin tomar partido.

Tengo la certeza que Petro ganará fácil la primera vuelta. La pregunta o los dos interrogantes del millón: ¿Le alcanzará a Petro esa votación para convertirse en presidente? ¿Quién será el segundo en la primera ronda?

Asunto complejo. Si la fuerza silenciosa de la franja vota mayoritariamente por Sergio Fajardo, el No, la ultraderecha y la propia derecha se quedará a la vera del camino y el Sí será el triunfador electoral, pero si el CD-Partido Conservador o Vargas Lleras consigue, uno de los dos pasar a la segunda vuelta, será una cerrada “cabeza-cabeza” por la banda tricolor, con pronóstico reservado. Por ahora aun continúan en “carrera presidencial”: Alejandro Ordoñez, el ultramontano lefebvrista; Martha Lucia por la “tolda azul”, como “palo electoral”; Iván Duque, el relevo generacional de la ultraderecha; Humberto De La Calle, “El Zorro Rojo”; Sergio Fajardo, “El hombre que calculaba” y Gustavo Petro, el candidato del pueblo.

¿Quién ganará? Aun incierto el resultado final. Me recuerda a “Libres” y a su canción slogan: “…Entre el puñal y la rosa, tendrás que escoger…”. Sobre el tema, un consejo elemental: ilústrate y conocerás quien tiene la rosa y quien tiene el puñal…Luego vota con plena conciencia.

Carta al primo Carlos

Monday, 02 October 2017 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Nota: Carlos Alberto Guerrero Sandoval es un brillante abogado pamplonés, defensor radical del proceso de paz y contradictor permanente en las redes sociales de los fanáticos de ultraderecha, condición que comparto en la propia medida de mis limitaciones.

Apreciado Primo Carlos:

 No es fácil, tratar de hacer entender a los opositores del proceso de paz o a los fanáticos de ultraderecha, con argumentos, válidos o no, que difieran de su ideario doctrinario, si lo tienen, o de su línea de conducta ortodoxa. Mejor es imposible un debate, dado su intransigencia sistemática. Es posible que ellos piensen igual que nosotros de tal imposibilidad de debatir civilizadamente los temas pertinentes al fin del conflicto…Vía cerrada y llena por autos en los sentidos.

Primo, tú y yo, somos un par de voces contestatarias entre miles de ellas, o un “par de aves de tormenta”, como diría, Jesús Hernando Guerrero Moreno, otro hombre también contestatario. En nuestra orilla, la orilla de “Amigos del fin del conflicto”, entendemos, casi todos, la imperiosa necesidad de la continuidad del proceso de La Habana, para intentar, en un futuro próximo, estructurar una paz sustentable, por la vía pacífica y dentro de un marco programático de un desarrollo humano sostenible. Y punto, eso es todo…En tal virtud a veces y muchas son las veces, nos radicalizamos y con un cuchillo ideológico entre los dientes defendemos incondicionalmente el proceso de paz. Desde luego, generamos odios, amores, ganamos nuevos amigos y perdemos también malos amigos.

Mas a la izquierda nuestra, están los “Amigos del socialismo”, muy pocos desafortunadamente para el equilibrio y refresco democrático, quienes llevan años batallando por la vía pacífica con el propósito de difundir y consolidar su base programática socialista. Ellos casi nunca intervienen en el debate y su actitud es conciliadora a todas luces manifiesta.

Mucho más a la derecha nuestra en el espectro político, están los “Amigos opositores al proceso de paz”. Unos inteligentes, con argumentos propositivos, que no compartimos por elemental distancia ideológica, otros más ortodoxos y otros definitivamente fanáticos ultramontanos, transmisores de una post verdad y de mensajes sofismaticos inducidos e impulsados por los señores de la Guerra.

Quienes se oponen al proceso de paz o del fin del conflicto o a los acuerdos de dejación de armas de las Farc o a todo lo pactado en la Habana, se dividen en cuatro grupos:

Un primer grupo, conformado por grandes y medianos empresarios, terratenientes y funcionarios de elite, la mayoría gente de bien, otra gente perversa. Ellos tienen razones económicas y sociales para impulsar, y de qué manera, la continuidad del conflicto armado y la contracultura de la violencia, en algunos casos. Ellos con bastantes excepciones son los Señores de la Guerra.

Un segundo orden, es para un sector ortodoxo del colectivo social, todos amigos del desarrollismo sostenido y del neoliberalismo, son en su mayoría personas pensantes, gente de bien, que se sienten cómodos en su querencia natural: “Nada cambia, todo permanece idéntico”, son conservadores no de partido, sino de estilo de vida y son proclives al progreso del caudillismo, venga de donde sea. Cuando debaten lo hace con confianza, con argumentos elaborados de partitura, siguen a RCN y recuerdan con nostalgia a nuestros caudillos históricos, no les disgusta Trump y tienen un odio visceral al socialismo y un subvalor al liberalismo social.

Un tercer grupo corresponde a gente de clase media baja y clase popular que se volvieron uribistas por los buenos indicadores obtenidos en la seguridad democrática en el primero de los ocho años de mandato del presidente Uribe Vélez. Se sintieron felices y aun pregonan un paradigma ya en decadencia de “Con Uribe se podía volver al campo”, Y claro con semejante gobierno tan malo de Andrés Pastrana, cualquiera lo hubiese sucedido su buen desempeño estaba asegurado. Con los acuerdos de paz y la dejación de armas presentes, ahora los indicadores de seguridad de Santos son, de lejos, mayores que en las primeras épocas de Uribe y las estadísticas como simples indicadores así lo demuestran. En esas razones este tercer grupo, tiende a diluirse, unos pasan a la franja independiente y otros se tornan fanáticos del cuarto grupo.

El cuarto grupo, y aquí “se pone el chocolate a cuarenta”, hace referencia a uribistas incondicionales, orientados por dos perlas. “…Con Uribe con la razón o sin ella” y “…Votaremos por quien diga Uribe”…primo, se tornaron fanáticos, algunos de derecha, otros de ultraderecha. Algunos se volvieron “loros”, repiten como tales, las tonadas del día ordenadas desde la cúpula; a saber un ejemplo: “…Si no triunfa el uribismo llega el castro-chavismo a Colombia”;  “…El papa Francisco es un anti-cristo”; “…Ramos y Arias son perseguidos políticos…”; “…Uribe es el Gran Colombiano…”. Aquí, primo “Apague la luz y vámonos”. No existe dialogo, debate, confrontación de ideas, argumentos propositicos de oposición.

Jamás primo, convenceremos con argumentos válidos o no, a ninguno de los integrantes de los cuatro grupos de los “Amigos del No”. El país primo, esta polarizado, por fortuna es una polarización atípica, se define como “una polarización asimétrica”. La ultraderecha y parte de la derecha esta radicalizada en el NO. El SI por fortuna no está radicalizado, tal vez nosotros primo, pero quienes miran con ilusión al proceso de paz, incluida la ex guerrilla y la izquierda-izquierda están en actitud conciliadora. Y no es fácil la despolarización, solo puede impulsarla Uribe Vélez, pero esta radicalizado. Él y sus inmediatos jerárquicos, solo “quieren sacar a paratas a Santos”. Uribe le perdonará a Santos su Nobel, su “traición con los acuerdos de paz”, pero nunca le perdonará que le haya cerrado las puertas de la reelección. Grave y polarizante asunto…

Primo, como dijo Vicente Fernández: “…Con esta me retiro”. No sigo acompañándote en un debate complejo y sin posibilidades de éxito. No. Creo en el proceso de paz, creo en un mañana mejor para Colombia, y no es retórica, cada día retroalimento mis sueños de paz, la utopía colombiana, y espero en el juicio ponderado del pueblo colombiano. Por fortuna existe una inmensa franja de colombianos independientes, pensantes, no polarizados, mamados de la radicalización entre izquierda y derecha, entre el SI y el No, entre Uribistas y no uribistas, cansados del dúo Santos-Uribe, de las pasiones mezquinas y de la soberbia y egocentrismo de caudillos mesiánicos con nostalgia de poder y de presidentes y ex presidentes sin renovación ideológica, mamados y cansados por discusiones bizantinas y eso si añorantes de una nueva generación de dirigentes que se conviertan en el relevo ideológico y generacional de un país que bien merece abrevar en las fuentes de la paz.

Fraternal saludo primo…

Rafael Humberto Guerrero Jaimes

 

  

El espantoso ruido de las máscaras al caer

Friday, 29 September 2017 00:00 Written by

Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado.

Si la gente se aterrorizó con las evidencias de sacerdotes pederastas, funcionarios indelicados, abusivos y ladrones de alcaldías, gobernaciones y presidencias y cuando se creía que ya se había visto todo, surgió el escándalo de Odebrecht y la opinión no salía de su espasmo al ver tanta figura pública, elegante, de respetabilísima imagen pública capturados por recibir sobornos para que se adjudicaran obras a esa macabra empresa multinacional de construcciones y delitos. Los empresarios brasileros pagaban a los corruptos para conseguir a través de contratos de grandes obras hurtar la plata sagrada de la gente, que eufemísticamente se le llama ‘dineros del Estado’.

Se descubrió con pruebas lo que todo el mundo sospechaba: Los poderes ejecutivo y legislativo habían resultado salvajemente afectados por la contaminación y parecía, hasta ahí, que nada podía ser peor. Error. Los corruptos al ser capturados en su afán de salvar algo de su propio naufragio siguieron denunciando secuaces y en esa caída en serie como un dominó, las inmundas aguas de la deshonestidad bañaron de cuerpo entero al poder judicial. Las presencias casi inmaculadas de los magistrados se tornaron satánicas y las apariencias de sabiduría y rectitud que imponían respeto se resquebrajaron. ¿En quién creer? La actitud casi papal de los magistrados solo era la máscara que encubría hombres de débil carácter y que a pesar de su preparación costosa y de años que debía fortalecerlos forjando en ellos la voluntad férrea de permanecer honrados y lejos de las tentaciones del enriquecimiento apresurado, cayeron estrepitosamente en el delito como caen los ladrones ignorantes, analfabetas y de baja estopa. 

Lo más grave de todo es la desconfianza que agobia a la ciudadanía que ve con preocupación lo que pasa en las ‘grandes ligas’ y voltea de soslayo a mirar en su entorno y se encuentra con realidades que son al menos sospechosas entre la dirigencia local que a pesar de haberse confirmado sus responsabilidades en negocios poco claros que afectan la economía, pasan por los tribunales y no les ocurre absolutamente nada, siguen gozando de libertad, tranquilidad y en sus posiciones como líderes y a la espera del siguiente zarpazo sobre el erario. 

Definitivamente en las cárceles de Colombia están no solo los recientes capturados y procesados políticos y magistrados de las altas cortes sino muchos delincuentes pobres que no pudieron comprar su libertad.

Eso es al menos lo que deja este panorama de sismo moral que se ha padecido en el país, este terremoto de descubrimientos de ignominias cometidas por quienes hasta hace muy poco tiempo merecían la credibilidad. El ambiente es desolador. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial en que se basa la estructura del Estado, deteriorados por la infamia y la degradación duele en lo profundo del alma democrática. 

Es espeluznante ver como la academia, la disciplina, los sacrificios y sabiduría de los más preparados servidores de la justicia, no todos por fortuna, se arrodillan ante las posibilidades del enriquecimiento ilícito y justifican que definitivamente el hombre es muy débil y que como dijo un pensador, ‘somos solo seres humanos, peor cosa no podemos ser’.

Francisco de la Esperanza

Friday, 08 September 2017 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Francisco el Hombre es con certeza “El Papa de la Esperanza”, y a eso vino a Colombia a entregar un rayo de esperanza, un destello de ilusión a las presentes y a las próximas generaciones. Así lo manifestó investido con un regalo campesino, con una blanca ruana montañera, regalo de “los Hijos de la Calle” del padre Javier de Nicoló: “…Jóvenes de Idipron no se dejen engañar…no se dejen robar ni la alegría, ni la esperanza”…Es verdad que la esperanza es la hermana chica de la fe, pero esa esperanza, esa ilusión es absolutamente necesaria para retroalimentar nuestros sueños de reconciliación y para iniciar a recorrer el camino de una paz sustentable hacia un mejor mañana para todos los colombianos.

Francisco, un hombre humilde, ponderado y sencillo, un maravilloso argentino, culto y carismático, líder político y religioso de toda la humanidad. Francisco predicó también la igualdad, la equidad y el respeto al pluralismo religioso. Impactó con un revolucionario mensaje: “…Por las venas de Jesucristo, corre también sangre pagana…”. Sobre el tema el sacerdote colombiano Alberto Linero se pronunció: “…Quiere decir que todos, todos los seguidores de las diferentes religiones, todos los hombres buenos y malos somos hijos de Dios...”. Traigo a colación al poeta iraní Khalil Gibrán: “…Si juzgáis al agresor, mirad también el alma del ofendido…Cuando se rompe el telar, el tejedor examina los hilos blancos y también los hilos negros, porque el bien y el mal, el  justo y el injusto, están como las raíces de un árbol entrelazadas en el corazón de la tierra…”

También Francisco nos entregó maravillosos mensajes:

-En la plaza de Bolívar, con la juventud colombiana así se expresó sobre la Cultura del Encuentro: “…Uds. practican la Cultura del Encuentro, para la música, la amistad, para una final entre el Atlético Nacional y el América de Cali, pero lo más importante de esa cultura es reconocer el compromiso de que todos pertenecemos a un solo y maravilloso país: Colombia…Así jóvenes enseñen a los mayores para que aprendan a celebrar la unión y la paz en esa verdadera Cultura del Encuentro…”

 -En Su Homilía de La Reconciliación en Villavicencio, Francisco manifestó: “…La reconciliación no es un concepto abstracto es abrir un camino al conflicto. Basta una sola persona buena para que exista la esperanza…Todo esfuerzo de  paz sin un compromiso sincero de reconciliación será un fracaso. Que Dios auxilie a Colombia quiere hoy reconciliarse y a su descendencia y para siempre.

-En el parque Malaca de Villavicencio el Encuentro de Reconciliación Francisco manifestó: “…Gracias por tu muleta Luz Dary, pero el andar espiritual no necesita muletas…también hay esperanzas para quien hizo el mal y se debe contribuir a sanar a una sociedad lacerada por la violencia…Pero aún existe espacio para la cizaña, cuiden el trigo y los frutos de una vida nueva y no impidamos que la justicia y la misericordia se encuentren con la verdad en el dolor de ColombiaLa verdad debe conducir a la reconciliación, a la justicia y al perdón. Colombia abre tu corazón y déjate reconciliar…”

La inmensa mayoría de Colombia católica y no católica, dio el Primer Paso con Francisco, un hombre elemental, que vino como líder religioso y político al país simplemente a entregarnos su mensaje de paz, de esperanza, de unión, de perdón y de reconciliación. Enhorabuena…

LO MAS LEIDO

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado El 18 de…
Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Ganó la paz.…
Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Un axioma: “El…
Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado. Si la gente se…

El Túnel del tiempo

Sunday, 06 August 2017 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Y a quien no le gustaría viajar por el pasillo del tiempo. Hacia el futuro o hacia el pasado? No importa el sentido, lo importante es conseguir un boleta, con regreso incluido desde luego. Albert Einstein expresa “Cuando se viaja a velocidades próximas a la velocidad de la luz, el tiempo se dilata y envejeceremos mas lento”. Bien vale la pena un viaje en primera clase. Sobre el tema, el científico moderno Stephen W Hawkins explica de manera muy fácil, como se puede lograr crear ”El Túnel del Tiempo”. Se trata, anota el físico-matemático británico de ampliar y estabilizar con una súper mega energía esos diminutos pasillos denominados “Agujeros Gusano”, que aparecen eventualmente por milésimas de segundo en las “Espumas Cuánticas” del tejido espacio-tiempo. ..Elemental, mi querido Watson, como diría Sherlock Holmes, el fantástico detective de London-221B Baker Street…¡Que maravilla!...Dejemos volar la imaginación por unos segundos. ¿A donde iremos por “El Túnel del Tiempo”?

Si yo pudiera viajar al pasado, sin pensarlo dos veces, iría a visitar y a participar si es posible, por ejemplo a:

-Visitaría un valle jurásico, para presenciar un combate entre un Tiranosaurio Rex y un Triceratorps.

-Acompañaría a Aníbal Barca en su travesía por los Alpes y en sus batallas contra los ejércitos romanos de Plubio Escipión.

-Atisbaría, bien guardado, desde un árbol alto, al enfrentamiento entre nuestro antepasado hombre de Cromagnon contra un tigre colmillos de sable.

-No perdería ni una sola palabra del Sermón del Monte de Jesús en las playas del mar de Galilea.

-Acompañaría a Marco Polo en sus viajes por los dominios de Genghis Khan.

-Haría causa común con Galileo Galilei en torno a la teoría heliocéntrica.
-Trataría de salvar unas cuantas brujas de la hoguera de los Torquemada y Cisneros de turno.

-Trataría de disuadir al mariscal Sucre de pasar por Berruecos
-Acompañaría al general Córdova en su rebelión contra la dictadura de Bolívar.
-Participaría en el grupo del Olimpo Radical en su lucha contra el Regenerador Rafael Núñez.
-Me daría la pela, para conocer a Albert Einstein cuando solo estructuraba su teoría de la Relatividad.

-Asistiría en Bogotá a las tertulias del café Automático como oyente de León De Greiff.  

-Sin dudarlo iría al Maracaná para presencia un juego del Fotafogo de Garrincha, Didí, Quarentinha, Amarildo y Zagalo.

-Haría lo imposible por conocer a Marilyn Monroe.

-Me dedicaría exclusivamente a mi profesión, sin hacer política, pero si votaría una y mil veces más contra nuevo regenerador Álvaro Uribe Vélez. Y sin embargo…

…Soñar es gratis y “Los sueños, sueños son”…pero a veces…

 

 

Rigoberto

Wednesday, 19 July 2017 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

-“Yo que voy a saber huevón”, fue su respuesta a una pregunta impertinente de un periodista distraído. Así es Rigoberto Urán un personaje elemental, sencillo, irreverente, inteligente y descomplicado. El paisa gamín, el ciclista estrella, el ídolo de multitudes y el héroe de barriada es un verdadero representante del pueblo, de “la canalla” colombiana.

A sus catorce años Rigo perdió a su padre, víctima inocente de esa maldita violencia generalizada del conflicto armado. Solo contra el mundo, lleno de ilusión y de corazón, con más pasión que razón, “nadó contra la corriente” y ganó la batalla por sobrevivir y coadyuvar a sacar adelante a su madre y a su hermana, entretanto sacaba también tiempo para consagrarse como un extraordinario prospecto del ciclismo.

Por esos azares de la vida, terminó en Italia y por gracia de la buena fortuna fue adoptado por unos maravillosos “nuevos padres”: Pepe y Melania, quienes vieron en él no solo a un formidable deportista, sino un espléndido ser humano con inmensa calidad humana, con esos latidos propios del corazón de la gente buena y humilde de Colombia.

Hoy Julio 19 de 2017, Rigo como cariñosamente le llaman, “El Rigo de Colombia”, lucha en un verdadero ciclismo tecnológico y científico por un cupo en el podio del Tour de Francia 2017. Sus rivales: Christopher Fromme, el actual mejor ciclista del mundo, en su mejor versión; Romain Bardet, la esperanza gala y Fabio Arú, el bravo guerrero italiano. No sé si Rigoberto Urán ganará el Tour o tendrá un puesto de honor en el podio de la mejor carrera ciclística del planeta. No importa el resultado, es irrelevante, así un triunfo nos deleite como un sorbo gratificante y refrescante en el arduo camino vital de un país en plena temporada de tormenta integral. El resultado reitero es un simple accidente, hace rato el despeinado paisa ganó un puesto de vanguardia en el corazón colectivo de Colombia.

Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Estaban Chaves conforman “la armada invencible”, del ciclismo colombiano, considerado en la actualidad como uno de los mejores del mundo. Rigo, un paisa de todo el maíz, con “poncho y carriel”, revestido con el inmenso poder de la “fuerza de la modestia”, representa al pueblerino humilde de las montañas antioqueñas; Nairo, “Nairomán”, ahora en un leve receso, es un sencillo campesino boyacense de la cultura de la papa, las cubias y las habas y Esteban, “El Chavito”, un súper agradable muchacho, rolo y sonriente, todos ellos son un ejemplo de vida para las nuevas generaciones de deportistas o no deportistas de todo el país. Ahora, cuando entramos en Colombia a un nuevo escenario social, cuando todavía soñamos con utopías, en mañanas sustentables de paz, tenemos émulos de vida dignos de imitar. Ayer Nairo, hoy Rigo, mañana “El Chavito” y Miguel Angel y Egán y tantos más. Enhorabuena.

El coco

Thursday, 29 June 2017 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

“…Si miras el alma del agresor, mira también el alma del ofendido. Cuando se rompe un hilo negro del telar, el tejedor revisa los hilos negros, los hilos bancos y revisa todo el telar….Las raíces negras y blancas, las raíces del bien y del mal están siempre entrelazadas en lo profundo en el corazón de la tierra.”-Khalil Gibrán

   Uno de los más serios y temidos miedos de nuestra infancia es “El Coco”. Ese ser perverso escapado de los bosques grises, de los bajos dominios de gnomos y duendes, que nos atormentaba de noche, en el reposo silente, en la intensa oscuridad. Claro al crecer y comprender que “El Coco” lo llevamos por dentro, como un grillete torturador del subconsciente infantil, entonces desapareció para siempre. Y sin embargo…

   A veces ese Coco permanece en potencia, como una “Espada de Damocles” colectiva, pendida sobre toda la colectividad, pero jamás está solo, siempre lleva perversa compañía.

   ¿Con la terminación del conflicto armado con las Farc, con la entrega de su arsenal armamentístico, desapareció “El Coco” de Colombia? ¿O no era tan Coco?

  -Es evidente: No. Y si era un gran “Coco”, pero no el único; veamos:

   Aún seguimos con la impronta a flor de piel de esa maldita contracultura de la violencia generalizada, a todas luces manifiesta y sufrida por todo el conglomerado social, más sentido desde luego en el sector rural y en la población marginada y vulnerable. ¿Y desde cuándo?

  -Siempre a todo lo largo de nuestras dos centurias de recorrido republicano jamás, nos abandonó la guerra, la guerra de guerrillas, la violencia en todo tipo de presentaciones: primero de militares vrs civilistas, luego de artesanos vrs comerciantes, más tarde guerras partidistas, violencias liberales y violencias conservadoras, conflictos armados políticos. Y luego ese perverso maridaje bipartidista denominado Frente Nacional que terminó con la violencia política, pero generó corrupción del sistema, amplió el abismo de clases y engendró una violencia social, potencializada por el narcotráfico y por la permisibilidad institucional y la indiferencia de las fuerzas vivas  del país.

   ¿Qué sigue ahora, desaparecido el mayor actor del conflicto armado?

   -Simplemente un gran interrogante. Quedan vivas un par de criaturas tenebrosas de largos y afilados colmillos; por ejemplo: la corrupción a todos los niveles; los impactos y afectaciones causados por los Señores de la Guerra en la población campesina que pretende recuperar por restitución sus tierras; la reticencia a un cambio de escenario sustitutivo de paz en simiente por violencia y conflicto y desde luego la polarización “in crescendo” entre la sociedad colombiana, entre otros…

   Santos ya cumplió, cumplió bien, lo premiaron y se va; Uribe realizó una feroz oposición sistemática, con razón o sin razón, dependiendo de la óptica individual y también se va. Detrás de ellos unas figuras mediocres, que no serán respuesta a la dimensión del reto contemporáneo. Por ahora, las reacciones esporádicas de nuevos actores del relevo generacional con un cuchillo ideológico apretado entre los dientes y un rosario de esperanza en sus manos y desde luego esa inmensa resiliencia del hombre del común colombiano, que tal vez sea capaz de encontrar rayos de luz en la intensidad de la neblina aun bajando. También quedamos, quienes nos alimentamos a diario con la utopía, con la fe de un mejor mañana para las próximas generaciones de colombianos…No es fácil, pero tampoco imposible.

Las casualidades del alcalde por una fiesta en el estadio

Wednesday, 28 June 2017 00:00 Written by

Por: Jairo Ortiz Rico, columnista invitado

El Alcalde Pamplona, Ronald Contreras, negó esta tarde en rueda de prensa la intención de realizar baños públicos en las inmediaciones del Estadio Camilo Daza, cuyas pretensiones fueron acusadas de manera masiva en Redes Sociales de parte de la Ciudadanía.

Dijo el alcalde que las obras se estaban desarrollando con el fin de hacer un reforzamiento al muro del Estadio por unas fisuras registradas en este, como consecuencia de filtraciones de agua provenientes de la cancha.

Aunque poco conozco de estos temas de ingeniería, el sentido común me pregunta cómo el drenaje de la cancha pudo afectar al muro, el cual se encuentra a una distancia considerable, separados por una pista atlética construida con de arenilla, concreto y asfalto.

Es una casualidad que los daños generados por las aparentes filtraciones de agua hubieses afectado solo un área determinada de corte vertical, lo que le ha permitido al señor alcalde, de casualidad contar con la posibilidad de evaluar la instalación de otra puerta de acceso al estadio, ya que de casualidad, las grietas verticales del aparente muro afectado, son de casualidad de una distancia de 4 metros bien calculados. Para el ejecutivo ha sido una gran casualidad, la necesidad de reforzar el muro con la construcción de columnas de concreto, que de casualidad, serviría para la instalación de una reglamentaria puerta de acceso o de evacuación del estadio, dada la casualidad, que allí se llegara a realizar algún espectáculo .

Pero las casualidades no paran ahí. Dada la aplicación de una vieja acción de tutela la cual impide de casualidad a esta administración (no a otras), la realización de espectáculos en la Plazuela Almeida, ha sido también una casualidad que el señor Alcalde esté obligado a realizar los eventos masivos en el gramado del estadio Camilo Daza. Sí, el mismo sitio que de casualidad tiene problemas de drenaje en el gramado lo cual, de casualidad generó los mencionados daños verticales en el muro.

Definitivamente, a este alcalde sí que lo persiguen las casualidades. Como desea realizar todas las actividades masivas, inclusive con carros en el estadio, de casualidad el Departamento de Nacional de Planeación le aseguró la aprobación entre 4.500 o 5.000 mil millones de pesos para cambiar luminarias y especialmente el gramado del estadio, lo cual permitirá, de casualidad, reparar los daños que la rumba ocasionará en el gramado de nuestro mítico escenario.

Sobre este proyecto, en el cual el señor Alcalde de Pamplona involucró al señor alcalde al Gobernador del Departamento de Norte de Santander y al Representante Wilmer Carrillo, dijo el ejecutivo local haber sido un logro gracias a su gestión, por lo tanto, tan pronto termine las ferias y fiestas se iniciaran las obras de recambio de la iluminación gramado y me imagino, también del drenaje del estadio.

No quisiera ser ave de mal agüero o extremadamente escéptico, pero la experiencia me dice que lograr una transferencia de recursos, casi sin trámites, sin que ni siquiera se tenga la precisión o exactitud del valor total aprobado, sin que surtan los obligados trámites legales y de inclusión en el presupuesto general dela nación, sería una gran odisea y el más admirable milagro, porque ni así logra los recursos, ni el más querido alcalde del presidente Santos.

Ojalá que esta promesa, no sea un sueño, porque esto, de las casualidades, ya me suena extraño, porque no podría ser cierto que una vez terminadas las fiestas, es decir en 8 días, los pamploneses podamos ser testigos como llegan unos recursos para reemplazar un maltratado, pisoteado y deteriorado gramado.

Con el respeto que el ejecutivo se merece, en mi percepción, estos supuestos solo caben en su cabeza, producto de sus temerarias casualidades, con el fin de justificar sus actuaciones, ya que organizar rumbas y espectáculos en el estadio sin la aplicación de las obligaciones de ley vigentes, se atentaría claramente contra el patrimonio cultural y bienes de uso público, con tal de satisfacer a unos pocos, a costa de acabar lo poco que nos queda de estadio.

Hasta no ver no creer, por eso le pido al señor Ronald Contreras que no se burle de las ilusiones de la gente y lo invito a ser más coherente, toda vez que la normatividad vigente le prohíbe el uso de este espacio público sin la adopción de reales planes de contingencia y demás medidas de protección que evite el deterioro de dicho lugar y escenario deportivo, además que sus organizadores estarán en la obligación de constituir pólizas de seguros que amparen los riesgos por daños que se llegasen a causar, habida cuenta que estos deberán entregarle a la comunidad las instalaciones en las mismas condiciones en que la reciban.

Por este motivo, hago un llamado de atención a las autoridades de control y vigilancia, para que estén atentos al cumplimiento de la Ley 1493 de 2011, en especial de sus artículos 15 y 17, en los cuales se ordena la manera como las autoridades locales deberán permitir, organizar y desarrollar espectáculos públicos en estadios y escenarios deportivos, independientemente de la promesa de posible existencia de unos recursos para arreglar el estadio, los cuales, como mínimo, los veremos en un año.