Sunday, 25 June 2017 | Login

LO MAS RECIENTE

De la delincuencia y otros males...

Monday, 27 February 2017 00:00 Written by

No estoy de acuerdo con las Revocatorias

No me parece que se deba revocar el acuerdo del alumbrado público; pues si bien se prolongaría a 30 años, también los costos de las luminarias y equipamientos del tipo led o microled plus son mucho mayor que las luminarias tradicionales.

Para que sea un proyecto exitoso se deberían cambiar en su totalidad incluyendo las proyecciones de expansión. Lo que debe mirar la comunidad es que en la medida que se inicie la instalación de estas luminarias nuevas, el consumo de energía público bajara entre un 60 y 80 % depende de la tecnología que se utilice.

Esto quiere decir que el 15% del consumo actual se verá reducido en un 60 u 80 %...lo que matemáticamente se traduce en que solo se pagaría el 4,5% efectivo de lo que hoy día se estaría pagando, esto quiere decir que pagaríamos menos…pero todo esto tiene un costo que el municipio amortiza haciendo una concesión a un tiempo prolongado.

Si hacemos una comparación con un municipio pequeño como Bochalema o Durania, cambiar todas las luminarias de estos municipios implicaría unos contratos de concesión de mínimo 6 a 8 años; pero en Cúcuta estamos hablando de un millón de habitantes, no de 7 u 8 mil…ahí están las diferencias…para que se gasta toda esa plata un municipio, si existen más cosas en que invertir…por eso la concesión. Las concesiones no son malas…si hay un buen control de estas.

De otro lado le quieren revocar el mandato al actual alcalde…

Tampoco estoy de acuerdo…

El mandato del actual alcalde de Cúcuta inicia hace un poco más de un años y una administración gasta prácticamente los primeros seis (6) meses del primer año en poner la casa en orden y en poner a punto su PLAN DE DESARROLLO, esta que es su bitácora para los siguientes tres años y medio; los otros 6 meses del primer años se gastan en ir respondiendo problemas de la administración anterior…entonces al inicio del segundo año es cuando una administración arranca de verdad…y entonces le quieren revocar porque disque no ha hecho nada…eso es fácil de debatir…solo ver el cumplimiento de las metas del Plan de desarrollo y para de contar.

Que la delincuencia se ha incrementado…pues por este ítem habría que revocar a todos los alcaldes del país.

Que en la ciudad no hay oportunidades de empleo…Esto fue una de las asignaturas pendientes del ultimo alcalde y no le revocaron…además es un mal que viene de lejos en el tiempo; de otra parte, esta administración recibe la ciudad con una frontera más empobrecida…una olla de presión.

Que se está molestando mucho por las normas de tránsito…Bueno…el que tenga todo en regla, el que no se parquee en sitio prohibido, el que no se coma los semáforos y el que tenga el equipo de carretera al día, además de usar el cinturón de seguridad todo el tiempo…ese ciudadano nunca tendrá problemas con el transito…

Que van a hacer unas Megaobras  por valorización…

Qué bueno que se decidieron por fin a hacer obras que catalicen el flujo vehicular, esto unido a una buena administración de las rutas de servicio público, hará de nuestra ciudad una urbe más viva, con el estatus que se merece. En cuanto a los proyectos de infraestructura turística…pues me parece muy bien que se invierta en el circuito turístico de la ciudad…ya era hora, eso generara puestos de trabajo directos e indirectos…En hora buena y espero los comentarios de esto después de su ejecución.

Hoy día veo que la Administración  actual de Cúcuta está arrancando con lo prometido y solo espero que todo les salga bien…pues saliendo bien ganamos todos como ciudad.

Y al que quiera analizar la Administración  de Cesar Rojas…pues que espere al 31 de Diciembre de 2019.

¿En quién creer?

Thursday, 09 February 2017 00:00 Written by

Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado. 

En esta celebración del Día del Periodista lo mínimo que podemos hacer es ‘mirarnos por dentro y por fuera’, en una severa autocrítica, para corregir si es necesario, y para que fortalezcan el alma y la pluma quienes a pesar de las presiones, la pobreza y el éxodo, logran mantenerse fieles a la misión de buscar la verdad.

En Colombia los ciudadanos miran hacia todas partes en busca de algo o alguien en quien creer y la verdad no es mucho lo que en la actualidad se encuentra.

Los políticos que hasta hace poco tiempo convencían con ‘juegos pirotécnicos’ de palabras y promesas ya no gozan de ninguna credibilidad y los que votan, con algunas excepciones, lo hacen movidos por las dádivas mínimas, puestos de trabajo y pagos irregulares que convierten a la democracia en una ilustre limosnera. “Que me queden aunque sea 50 mil pesitos de todo lo que se roban”, dicen para justificar el delito de la venta de los votos. Los sacerdotes y pastores tampoco merecen la confianza de la comunidad porque se ha demostrado que convirtieron la fe en un negocio que les permite tener hasta un estado como es el Vaticano, además de palacios y edificios destinados a los cultos que comienzan en un garaje y se convierten en templos para ‘millones de almas’, sin contar con los exabruptos morales que cometen por debajo de las sotanas sometiendo a los niños a ser sus ‘presas fáciles’.

Los empresarios mienten con publicidad engañosa, el gobierno miente a nombre de loables intenciones como el mejoramiento de la calidad de vida o la paz, los universitarios que antes eran una especie de conciencia que ponía los contrapesos desde la academia ahora se mienten así mismos porque no son capaces de exigir que su preparación sea óptima para aportar a la sociedad y se preocupan más por conseguir notas para pasar materias sin perder el tiempo de discoteca estudiando e investigando.

Las redes sociales que se convirtieron en un momento en el máximo escenario de la libertad de expresión ya es un espacio de excesos y ahora no se sabe que es verdad y que no. Hay mucha vulgaridad y es más fácil dudar que creer. No se descarta que hay excelentes excepciones pero para encontrar buenos mensajes hay que evitar, como abriendo trochas entre la maraña, mucha mentira, liviandad y mal gusto.

El periodismo ante estas circunstancias retoma su principal misión aprovechando esas autopistas tecnológicas con que se cuenta hoy en día: Procesar los elementos que conforman la noticia para presentarla con responsabilidad social y con la valentía de no ‘torcerse’ para ‘tapar’ la comisión de delitos.

Eso no es fácil aunque se pregona y se dictan conferencias sobre la materia. La verdad es que una buena cantidad de periodistas le ‘dan manejo’ a las informaciones de acuerdo con los intereses del medio, eso los asegura en sus puestos de trabajo o, si son empresarios, les proporcionan buenos contratos publicitarios.

Este puede ser el mayor desastre para el oficio del periodismo porque debe acomodarse ante los avatares económicos. No es sencillo este análisis porque desde hace más de 15 años se sintió la problemática económica, política y social en todos los niveles y el oficio del periodismo fue criticado y hasta en los grafitis, nos ‘cacheteaban’ con frases que nos removía la conciencia como esa de “desde arriba nos mean y la prensa dice que está lloviendo”.

La compra de conciencias periodísticas provocó el crecimiento de la corrupción porque ya los pocos que intentaban investigar y decir la verdad sin tapujos eran estigmatizados, desacreditados o perseguidos, amenazados y asesinados.

Fue la vía libre para lo que se vive en la actualidad, un periodismo en el que la gente poco cree porque hay colegas que cambiaron la credibilidad por contratos y el dinero de sus amigos políticos corruptos que se atrincheran tras sus falsas palabras y sonrientes máscaras.

Feliz día del periodista 2017, solo para quienes lo merezcan.

¿Y dónde está la paz del bolsillo de los trabajadores?

Wednesday, 04 January 2017 00:00 Written by

Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado


El 2016 nos dejó un salario mínimo legal escaso, mostrenco, que empobrece más que beneficiar, porque no solo el efecto negativo es para quienes ganan solo el mínimo sino para toda la escala salarial porque el aumento estará medido por la misma regleta. La capacidad adquisitiva será muy inferior a la que se tenía hasta hace algunos días porque los nuevos precios llevarán el ‘veneno’ del aumento del IVA y todos los impuestos que deben pagar los comerciantes y empresarios pero que realmente pagan los compradores finales, es decir los de salarios mínimos y todos los que devenguen salarios bajos, medios y aún los altos.


Este gobierno nacional deberá pagar un postconflicto muy costoso y por eso se apresuró a conseguir esos recursos pasando factura a quienes acuden a comprar cualquier bien o servicio. No a los empresarios. No. Ellos facturan y cumplen con sus impuestos al gobierno pero los que pagan la paz son los ciudadanos que van a los mercados.


Y lo más triste es que es una paz llena de curaciones, de palos de una oposición que se rasgó las vestiduras porque en el Año Nuevo los guerrilleros y los funcionarios de Naciones Unidas bailaron en medio de una celebración normal que todos los seres humanos hacen en estas fechas. A la oposición le parece mejor que estén disparando, instalando explosivos que celebrando la llegada de un ciclo que es esperanzador para ellos aunque en la práctica lo que se vislumbra son dificultades mucho peores que las que ya ha logrado sortear este gobierno. Empezando porque hay disidentes que pueden seguir alzados en armas por cuenta propia o en unión con el ELN que para negociar ‘mejor’ continúa cometiendo dolorosos actos de guerra.


Nos deja el 2016 un país estupefacto ante una aporreada paz que no se logra concretar porque se financia a costa del empobrecimiento de todas las comunidades. Pero, haciendo una generosa abstracción, eso sería lo de menos si realmente se garantizara que en Colombia se pudiera vivir en tranquilidad y armonía para aprovechar las riquezas naturales y de la gente buena del campo y las ciudades. Pero ese sueño es remoto, lejano, no del todo imposible o utópico pero si es un camino lleno de dificultades porque está contaminado por la corrupción, el narcotráfico, las bandas criminales, la delincuencia, incluyendo los traficantes de armas, y una oposición que lo único que le interesa son las ganancias políticas de cara a las elecciones presidenciales que se avecinan y no les importa la paz, solo torpedearla y aprovechar a los áulicos que continúan creyendo en pasadas estrategias vencidas y sin éxito alguno y votan por ellos sin pensar lo que podría pasar en caso de que llegaran al poder con esa sed de sangre y violencia que cubre sus ganancias enormes en lo económico, sin peligro porque a ningún político de ese grupo este conflicto interno le ha costado la muerte de un hijo o el desplazamiento como si han tenido que sufrir los campesinos y los mismos uniformados del Estado que son los que realmente ponen el pecho a las balas y a los explosivos.

Voces de Paz: Las voces de la ciudadanía y del acuerdo de Paz en el Congreso

Thursday, 15 December 2016 00:00 Written by

Por Judith Maldonado Mojica. Directora Corporación Construyendo Poder, Democracia y Paz. @Judith_Maldo

La Agrupación Política Voces de Paz, que se conformó el día de ayer por ciudadanas y ciudadanos de todo el país, quienes se han destacado por su compromiso en la construcción de paz y con trayectorias de trabajo en diferentes áreas de la vida, social, económica, política, académica, cultural y ambiental, es un paso más en la construcción de la Paz.

Recibí esta invitación como un reconocimiento y confianza al trabajo que venimos haciendo, en la defensa de los derechos humanos, de la democracia de carácter popular y de la pedagogía de paz y por su puesto con la certeza de que las regiones que hemos padecido el conflicto tengamos también participación.

Y tengo la enorme responsabilidad de desempeñar este rol de la mejor manera y haré mi mayor esfuerzo. Sabemos que el gran reto y la responsabilidad ahora, es hacer que se cumpla lo acordado, que se implementen todos los compromisos que asumió el Gobierno, esto requiere reformas normativas, legales y constitucionales, para que los sistemas, instituciones, programas, planes, y proyectos se lleven a cabo; nuestra vocería en el Congreso es para garantizar que esto pueda ser una realidad, y que esas reformas respeten y sean fieles a lo acordado.

La participación, control y veeduría de esta vocería de ciudadanos, debería ser algo muy común, que en nuestra democracia la gente pudiera ir hablar al Congreso a defender y exigir que lo que se ha acordado o mandatado por el pueblo deba ser aprobado por el Congreso, así deberían ser la cosas, para que tenga sentido eso que ponen en cada norma…en nombre del pueblo colombiano.

Agradezco todas las voces de apoyo y de confianza para asumir esta tarea, tengo conmigo todo lo que necesito: 1. Protección e iluminación de DIOS. 2. Apoyo de mi familia y la gente que amo, 3. Inspiración y fuerza de todos los sectores y comunidades que han luchado tanto por la paz, 4. La confianza y credibilidad de todos ustedes que saben de mi trayectoria y compromiso en la defensa de los derechos humanos, la lucha contra impunidad y la construcción de paz.

Necesitamos muchas más Voces por la Paz, en todos los territorios, comunidades y sectores, el mayor garante y veedor de la implementación es el Pueblo, este será el mejor de los regalos que podemos ofrecer a las futuras generaciones: que podamos transitar por el principio de la NO VIOLENCIA…GUERRA NUNCA MAS.

LO MAS LEIDO

No estoy de acuerdo con las Revocatorias … No me…
Por: Rafael Antonio Camperos Higuera, columnista invitado. Domingo es sinónimo…
Por: Ciro A Ramírez D. columnista invitado El informe presentado…
Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado. Pese al gran optimismo…

El "jogo bonito" está de luto

Friday, 02 December 2016 00:00 Written by

Por:Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

“Ningún hombre es una isla, ni está completo en sí mismo; si un pedazo de tierra fuera barrido en el mar, daría igual que pasara en Europa, en un promontorio, en la mansión de tus amigos o en la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me empequeñece, porque estoy integrado a la humanidad; por eso no envíes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas, porque doblan por ti”.-John Donne.

Brasil el país el “jogo bonito” y el mundo entero están de luto. La muerte de los futbolistas del chapecoence, además de las impactantes afectaciones de la propia tragedia, marcó para bien un punto de inflexión, en todo el planeta, para señalar al colectivo mundial, que el futbol en una solo familia universal, que la solidaridad y el compromiso humanitario, nace silvestre en todos los corazones. Colombia en general y Medellín en particular dieron una señal de amor y de calidad humana. Aquí si es bien válida la trillada frase: “Brasil y Colombia una sola bandera”.

Bien sentidas y oportunas las palabras de condolencias de Reynaldo Rueda. El entrenador del Atlético Nacional le rindió tributo de admiración, cariño y respeto al “jogo bonito”, del cual se declaró fanático y emulador. Recordó al mejor equipo de la historia a Brasil-70, aquel onceno de Pele y su corte: Rivelino, Tostao y Jairsihno; Gerson y Clodoaldo; Carlos Alberto y Leao. Y desde luego, también resaltó Rueda, el regreso del “jogo bonito” del Chapecoence, con Danilo, Netto, Pereira, Clever y compañía. Y como no recordar también a todos esos maravillosos brasileños cultores de la magia carioca: Garrincha, Zagalo, Didi, Vava y Amarillo; Zico, Falcao y Sócrates; Ronaldinho y Ronaldo y ahora Marcelo y Neymar.

No solo en el aspecto humano, sino en la técnica del futbol arte, ese insuceso impacta al futbol mundial, con el valor agregado que equipo de Chapecó, recogía el sentir, el querer y el esfuerzo de una población chica, del espíritu de la gente sencilla y humilde. Es bien representativo el mensaje escrito en una pancarta por las barras del verde antioqueño: “Llegaron como guerreros, en busca de la gloria y se convirtieron en leyenda”.

Si algo positivo, queda de la tragedia es la solidaridad, la unión y la calidad humana demostrada por Colombia y por el mundo entero en torno a Chapecó y a los suyos. El país se volcó en lazos de hermandad, Colombia ha conocido el dolor y la tragedia en múltiples facetas y no fue inferior en respuesta al compromiso humano que el insuceso ameritaba. Una simple muestra de amor y amistad de un país sufrido que anhela su propia paz, hacia el país hermano del “jobo bonito”.

"Las campanas repican vibrantes", colegio Calasanz promoción 1966

Friday, 18 November 2016 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Hoy noviembre 16 de 2016, se cumplen cincuenta años de bachilleres del colegio Calasanz-Cúcuta 1966. Para todos una felicitación, y un recuerdo amable para quienes se adelantaron en el camino vital y partieron al oriente eterno.

El colegio Calasanz abrió sus puertas en San José de Cúcuta en 1954, en sus primeras instalaciones de la calle 13, con avenidas Quinta y sexta, donde también funcionó más tarde la Universidad Francisco de Paula Santander y ahora es sede de un prestigioso plantel de la ciudad.

Recuerdo los primeros educadores, sacerdotes escolapios todos españoles, padres: Serafín, Miguel, Anselmo, Mario, Otilio, Fernando, Luis, Rafael, Antonio, Eugenio Cano, Livino Anjona, Leonardo Ordaz, Edelmiro y Manuel Guerra, acompañados por excelentes profesores nortesantandereanos como don Roque, Ciro Torrado, Abraham Lizcano y José Antonio Ramírez. Aquellos fueron “Los años maravillosos”, con también generosos, esplendidos y formidables conductores espirituales y orientadores académicos.

Soy uno de esos afortunados bachilleres y ahora al mirar por el espejo retrovisor, solo encuentro una agradable sensación, mezcla de alegría y de nostalgia. Vivencias intensas, recuerdos gratos, y una impronta de estilo, propio y colectivo, que aún conservo con honor y con orgullo. Esos días de agosto 27, del santo educador, también perduran bajo el eco de su cántico inspirador: “Las campanas repican vibrantes”.

En nuestra promoción, veintiocho en total, solo excelentes profesionales y hombres de bien: siete médicos, un odontólogo, seis ingenieros, un físico, tres administradores de empresas, dos profesores y unos cuantos empresarios.

Tengo el listado claro y quiero transcribirlo: Hernando Alirio Alarcón Niño; Eduardo Benítez Maldonado; Enrique Canal Perdomo; José Eusebio Caro; José Durán; German Duran Méndez; Jairo Durán Méndez; Guillermo Eulogio Escalante Márquez; Ciro Alberto Galvis Valles; Holger García Ojeda; Fernando García Silva; Rafael Humberto Guerrero Jaimes; Álvaro Iván Luzardo Carrillo; Gabriel Monsalve Hernández; Pedro José Moreno; Carlos Alberto Olivares Corredor; Eduardo Ortega; German Enrique Pérez Aranguren; HernánRamírez Moros; Antonio JoséRincón Jaimes; Carlos Julio Rivera Ferrer; Orlando LeónRosalesGarcía; Pedro María Sayago Rangel, Raymundo Sayago Rangel; Hernando Suarez Rodríguez; Juan José Vargas Gelves; José Rafael Uribe Pacheco y Jorge Enrique Valencia.
Y también, quiero incluir en la lista de nuestros compañeros a: Manuel Díaz Caro; Hugo Espinosa Dávila; Pedro Antonio Portilla Villamarín; Sergio Silva Ibarra y José Arguijo.

A través de los años, la educación calasancia ha marcado diferencia, en el departamento y en Colombia. Tan alto ha sido, el nivel académico del Calasanz Cúcuta, que por múltiples ocasiones ha figurado entre los primeros colegios del país. Por ejemplo en 1965 y 1966, los mejores bachilleres de Colombia salieron del plantel: Álvaro Villalobos y nuestro compañero Rafael Uribe Pacheco. De verdad han repicado las campanas con intensidad. Enhorabuena.

 

La calentura de la mente

Wednesday, 09 November 2016 00:00 Written by

Por: Juan Ricardo Gelvez Reyes, columnista invitado.

Cuando nuestras autoridades, ya cansadas de las promesas incumplidas, según ellos, del señor Cadena y sus resultados frente al Cúcuta Deportivo deciden “desterrar” la institución de la ciudad, muchas voces se levantaron aprobando y pocas se mostraron en reserva frente a la decisión tomada. Otra vez el Cúcuta fuera de la ciudad , otra vez al destierro, cuando no fueron las obras del estadio fueron los malos resultados y el tejemaneje de los directivos y es que los nortesantandereanos aún no hemos digerido la premisa bajo la cual ahora se maneja el futbol en Colombia y la que el mismo Cadena ya nos había advirtió; “El futbol es un negocio”.
Así pues en el fútbol se compra y se vende y si no queremos que ese señor continúe al frente de la institución roja y negra pues hay que comprarle su negocio, pero quien le pone el cascabel al gato;…¿ la Gobernación, o la Alcaldía?. Vaya tiempos aquellos cuando la institución perteneció a los hijos de la ciudad los mismos que hoy se rasgan las vestiduras por los desaciertos de Cadena. ¿Quien le vendió el “negocio” a Cadena? Quienes fueron los que cuando pudimos haber construido una verdadero Club, como lo es el Cali o Nacional, y ser ellos los dueños, prefirieron llevarse cada uno su pedazo del “negocio” y acabar con la institución. Sustrayéndose las taquillas, ¿recuerdan la noche de Cúcuta – Boca, o sonsacarse los traspasos de los jugadores? Cuando se escriba la historia reciente de nuestro Cúcuta Deportivo se verá como los nuestros fueron los primeros en acabar con lo que hoy reclaman, ellos fueron tan culpables de los desaciertos como lo es hoy Cadena, pues en el fútbol , como en todas las cosas no hay acción sin reacción.
En su defensa el dirigente caído en desgracia dice a la periodista Andrea Guerrero: “Yo contrato jugadores, armo el equipó pero no marco, ni dejo de marcar goles “ y cierto es, Cadena no juega, no hace mucho aquí en Cúcuta lo pasearon en el carro de bomberos, lo condecoró la ciudad lo exaltó la gobernación y tres años después lo sacan a patadas, . ¡No!, lo que sucede es que el Cúcuta Deportivo, además de ser un negocio, es un sentimiento que mueve masas y se debe hacerse valer en la gloria como en el infortunio para que la “amada roja y negra”, como dice el legendario Rodrigo Vázquez, sepa que tiene dolientes. Si el triunfo llega como el 2006 todos estamos a una allí celebrando y si el infortunio regresa como el 2015 todos también reaccionamos en la derrota como en el triunfo, pues el equipo es más pasión que razón.
Podríamos decir que nuestros dirigentes valoraron prematuramente el problema y tomaron una decisión apresurada y de paso colocaron al señor Cadena ante la Dimayor como víctima, como un perseguido de unos dirigentes, que según Bogotá no entienden ni saben nada de fútbol. Porque el fútbol, es negocio y antes de hablar de goles jugadas o talento se debe hablar es de billetes sin ellos nada se logra nada se mueve. Ahora son varias las preguntas que saltan al vacio: ¿Qué destino le depara?, ¿será que lo venden a otra plaza?, ¿qué se puede hacer para recuperarlo luego de desterrarlo?. Son tantas y varias que hay sin respuesta que podríamos suponer que son las mismas que debieron haberse hecho nuestros dirigentes antes de sacar al equipo de la ciudad; pues no quedo claro si el desterrado era el Cúcuta Deportivo o a Cadena, si fue lo último, el quipo debería permanecer en la ciudad y si fueron las dos cosas se debió primero haber comprado y luego desterrar al dirigente. Mejor dicho con esa acción lo que se ratifico fue que Cadena es el dueño de la institución y que nosotros nada podemos hacer mientras no se compre . Existe un adagio popular que reza: “Al enemigo es mejor tenerlo cerca que lejos”, y si se iba a rotular a Cadena como nuestro “enemigo” lo mejor hubiese sido tenerlo a mano pues en la distancia, él hábilmente se ha victimizado mientras que los hinchas marchan a la alcaldía pidiendo que el Cúcuta Deportivo retorne quieren verlo en el General Santander con sus muchas derrotas y escaso triunfos él es pasión y orgullo; mucho más allá de que lo utilicen para la política, para el negocio, para la trampa, si hay algo claro es que está anclado en el corazón de los cucuteños y que estos le seguirán a donde vaya por qué desterrado y todo es una razón de vida, un motor que mueve, un sentimiento que nunca se apaga, como una llama que en la distancia, antes que extinguirse crece, se levanta y se mantiene.

Los flamencos tricolores

Wednesday, 12 October 2016 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes,columnista invitado

Con la entrega del premio Nobel de la Paz al presidente Santos, es evidente la revitalización del camino para estructurar una paz sustentable. Y sin embargo los escenarios de respuesta son múltiples y variados. Como una aproximación a los escenarios diseñados en su momento en Suráfrica, con algunas variaciones y ampliaciones, y como simple ejercicio intelectual es interesante señalar algunos, así:

1-El avestruz

El avestruz en un gesto “sui generis” entierra su cabeza en la arena y de manera olímpica se despreocupa de la realidad.

 Santos simplemente concertará un cese bilateral al fuego con las guerrillas de las FARC  y del ELN para amainar la intensidad el conflicto y dará paso para que la dirigencia del NO dilate la estructuración de unos acuerdos modificados, para aplazar las definiciones a mediano plazo y dejar así las respuestas y decisiones de fondo en manos del próximo presidente.

2-Icaro 

Ser mitológico, mitad hombre y mitad pájaro, quien obnubilado por la soberbia intento volar muy alto hacia el sol y finalmente en sus cercanías el intenso calor derritió sus alas y cayó a tierra fulminado.

Santos pleno de soberbia y animado por los honores del Nobel, sin consulta con la oposición y solo revestido de su fuero presidencial y de facultades especiales de autonomía dadas por el congreso, pretenderá aprobar sin modificar los acuerdos de La Habana por un simple y especial decreto presidencial.

3-Los pastores necios

Los pastores necios con un rebaño de ovejas vulnerables, algunas cojas, ante la presencia de una manada de lobos, pretender enfrentarlos sin claras estrategias bélicas, con el resultado de una innecesaria carnicería ovina.

Ante la oposición y presión manifiesta de la vertiente del NO para modificar sustancialmente los acuerdos firmados en La Habana y ante  la negativa de las FARC para modificar en fondo lo pactado, Santos decide anular la vigencia de los acuerdos, terminar el dialogo y la negociación y continuar el conflicto bélico.

4-El cubilete mágico 

Albert Einstein manifestó: “En tiempo de crisis vale más la imaginación que el conocimiento”. Desde luego una imaginación amalgamada de sentido común y de cierta magia. Es el momento de los prestidigitadores mágicos, para que saquen conejos de sus cubiletes.

Santos es un hombre muy inteligente, dotado de una fuerza interior para asumir retos y de una gran habilidad integral como jugador de póquer para encontrar “soluciones mágicas” y destellos de luz en la oscuridad del túnel y éste es su momento para acudir a su doble condición de líder y estadista para estructurar respuestas simples, elementales y coherentes, pero concertadas, a la bien compleja situación del país.

5-La carroza de los tres colores 

Con un caballo puntero, solo un tanto adelantado y dos caballos más soporte de tiro, con todos al tiempo avanzando al mismo ritmo y fuerza, para generar una sinergia de arrastre. A veces es necesario reemplazar provisionalmente al caballo delantero.

La condición trial de nuestro sistema de gobierno funciona a las mil maravillas, para una democracia participativa, en un estado social de derecho. En tal virtud y ante la complejidad de la situación, Santos decide apoyarse en el poder legislativo y envía los acuerdos con algunas modificaciones menores, para que el congreso en pleno los debata, los apruebe o los rechace.

6-Los flamencos tricolores  

En algunos micro-ecosistemas acuáticos, los flamencos por cualquier razón de incomodidad o por tiempo cumplido de permanencia, de pronto deciden todos a una, levantar su vuelo, lento, pero seguro y parten hacia nuevos sistemas ecológicos con mejores nutrientes y más seguros.

Juanpaz en plena concertación con los dirigentes del SI y del NO, con los partidos políticos y las instituciones, con las comunidades y familias afectadas por el conflicto armado, con las guerrillas de las FARC y del ELN, con las fuerzas vivas y con el colectivo social del país, propone y ejecuta unos acuerdos de paz con algunas modificaciones y consolida una nueva estrategia de blindaje, para lograr una paz sustentable o por lo menos lograr trazos de un camino que permita potencializar ciertas esperanzas, para reducir la violencia generalizada, terminar el conflicto armado y mejorar la desigualdad social.

Qué bueno que os flamencos tricolores en plena sinergia levanten su vuelo hacia mejores escenarios de paz.