Sunday, 24 June 2018 | Login

LO MAS RECIENTE

KUKU-TA La Casa del Duende

Friday, 18 May 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero, columnista invitado

El primer nombre de San José de Cúcuta fue Kuku-ta, en honor a los indios que en la región residían, y significaba La Casa del Duende. La ciudad encerraba un toque mágico. Progresó muy rápido y ya en 1875 era una prospera urbe, con marcada influencia alemana e italiana, además de la propia raza mestiza de sus pobladores. Tenía bancos, su orquesta filarmónica, florecientes tiendas multitemáticas y un marcado comercio con Europa a través de la vía rio Zulia-rio Catatumbo-lago de Maracaibo y océano Atlántico. Es así como en el palacio de Buckingham se tomaba chocolate cucuteño. Años más tarde la propia reina de Victoria sería benefactora en la nueva Cúcuta. Pero algo salió mal. Muy mal. El 18 de mayo de 1875, la ciudad fue destruida por un pavoroso terremoto. Murieron la mitad de sus pobladores, seis mil habitantes. Sin embargo la ciudad fue reconstruida tres años más tarde.

Los bardos venezolanos con maravillosos cantos y poemas rindieron su tributo a la ciudad destruida. Uno de ellos Arístides Garbiras, expresó sus sentimientos en una maravillosa prosa “La Colombiana Encantada”. Y así cita:
“Pocas millas más allá de nuestra frontera occidental, Colombia la ilustrada, la prudente Colombia, nuestra hermana en las glorias y en el infortunio, contaba entre todas sus maravillas un alcázar de esmeraldas.
Dentro de aquel recinto moraba como nuncio de pasional esplendor una hermosa matrona de arrobador talante, de hechicero y dulcísimo rostro, de seductores modales, de nobles y benéficas aspiraciones.
Su frente límpida y serena, como el sueño de las vírgenes y su mirada llena de sonrisas y de halagos, encantaba a quienes la veían, y aprisionaba todas las voluntades, todas las afecciones. Su flotante y rizada cabellera estaba constantemente acariciada por las brisas del Pamplonita y del Táchira y sobre las espirales de aquellos rizos caían a millares los diamantes de las cordilleras….
… Corría el tiempo lleno de ilusiones para los moradores, que formaban la custodia de aquel placentero recinto, y cuentan que un día lleno de luz vivificadora apareció sobre una de las eminencias más cercanas un anciano de torvo aspecto, de gigantescas formas, encanecida barba y nevada cabellera. Vestía un negro ropaje y llevaba en su derecha una vara en forma de tridente. Miró con severidad todos aquellos valles, movió la vara con señal cabalística y al punto se estremeció la tierra con violencia. Un ruido aterrador y siniestro dejose oír repercutido en varias direcciones, y en medio de una nube de polvos y vapores, desapareció por completo aquel alcázar y en sus ruinas se hundió la colombiana.
Aquel anciano fue el destino.
Aquella colombiana fue Cúcuta.

Empero los espíritus aficionados a creer en lo maravilloso y en las narraciones cabalísticas, dicen que la colombiana Cúcuta está solo encantada; que a través de los cristales del Pamplonita, en las noches en que la luna los ilumina con luz de perla, se la descubre enterrada a poca distancia, bella, alegre y adorable, como en sus mejores días ; dicen que aquel anciano que apareció en sus cercanías y a cuyas señas surgió la fatalidad, fue un mágico resentido que volverá no tarde, y que al tocar el suelo con la punta de su tridente aparecerá de nuevo y llena de vida y de porvenir la colombiana encantada.
Las flores que en ella perecieron, embellecen hoy los jardines del cielo”. -Arístides Garbiras. San Cristóbal 1876.
Y el mágico resentido de torvo aspecto no regreso, pero más tarde se escuchó el eco de una formidable voz y se rompió el hechizo: “Surge et ambula”, y San José de Cúcuta logró aquello que parecía imposible: su reconstrucción. Se levantó como el ave fénix de sus cenizas (ruinas), alzó el vuelo hacia mejores horizontes, plena de ilusión, de nuevos sueños, también de esperanzas, para encontrar caminos de progreso para sus nuevas generaciones. Esos cucuteños de entonces, no eran extraterrestres, simplemente era una generación, que conoció el dolor, en medio de la felicidad. Sin esperar un solo instante se lanzaron a enfrentar su reto contemporáneo. Y lo lograron.

Cómo nos hace falta a los cucuteños de este nuevo milenio, la fuerza interior de esos emprendedores y ejecutivos antepasados. Vale la pena, colocar a veces el espejo retrovisor, para reconocer nuestra propia fuerza. El ADN colectivo no se pierde.

Síndrome Gurisatti

Thursday, 03 May 2018 00:00 Written by

Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

El escritor-El Periodista-debe ser un testigo insobornable de su tiempo, con coraje para decir la verdad, y levantarse contra todo oficialismo, que enceguecido por sus intereses, pierde de vista la sacralizad de la persona humana. Debe prepararse para asumir lo que la etimología de la palabra testigo le advierte: el martirologio. Es arduo el camino que lo espera: los poderosos lo tildaran de comunista, por reclamar la justicia para los desvalidos y los hambrientos; los comunistas lo tildaran de reaccionario, por reclamar la libertad y el respeto por la persona. En esa tremenda dualidad vivirá lastimado y desgarrado, pero deberá sostenerse con uñas y dientes. De no ser así, la historia de los tiempos venideros, tendrá toda la razón para acusarlo por haber traicionado lo más preciado de la condición humana”- Ernesto Sábato.

Ernesto Sábato, maravilloso escritor argentino, en su libro “Antes del final”, revestido de experiencia y sabiduría marca verdades y utopías y retroalimenta la esperanza de las personas radicales e integras que aun creen en la humanidad. Defiende la libertad de opinión, pero no esa de “…libertad para todos y que los lobos se coman los corderos…”. Bien, muy bien por Sábato. Mal, muy mal por los periodistas parcializados, que anteponen la verdad y la certeza de la información por los intereses personalistas y grupales de sus patrones de turno. Su información, sus comentarios y opiniones son sesgados, tendenciosos, con notas perversas fuera de contexto…Y claro, pierden credibilidad. A veces: Ni su propia madre les cree. A eso le denomino: “El Síndrome Gurisatti”.

En Colombia existe muy buena prensa, buenos programas de opinión, excelentes periodistas, como Juan Gossain, Daniel Samper Ospina, pero también existen, “que los hay, los hay y no debemos creer en ellos”, pseudo-periodistas pagados por las poderosas nacionales dueñas de los medios de TV, y me refiero en particular a RCN TV y Caracol TV. En fin de todo existe en Colombia y en “La viña del Señor”…

Claudia Gurissati es una mujer carismática, era buena periodista, conocida por sus excelentes entrevistas en su programa “La Noche”, pero ahora, y más en un país con altísimo grado de polarización socio-económica y política, “La noche” se le vino encima y perdió su credibilidad, por lo menos en la mitad mas uno de sus oyentes. Grave asunto. Se contagió de “mermelada” de la ultra-derecha. Sus patrones de RCN la contaminaron de pos-verdades y ya perdió la Gurisatti su independencia, su razón y su verdad. Sin entrar en favoritismos políticos, ahora en plena recta final de la campaña presidencial 2018-2022, La periodista en comento se parcializó por el candidato de su cadena televisiva. A mí no me parece tan grave, lo que si considero muy grave y perversos son sus abiertas opiniones perversas, sofismaticas y mendaces sobre el contenido de la plataforma ideológica del candidato de la Colombia Humana; tales como colocar verdades a medias, opiniones sesgadas y mal intencionadas en boca del señor Gustavo Petro Urrego, con el simple propósito de desacreditarlo. Eso no está bien, es perverso y no es propio de un periodista integro. Como colofón de esa desinformación, la señora madre de Claudia Gurisatti aparece en vivo y en directo, entregando, como persona natural, desde luego, su apoyo incondicional a la aspiración presidencial de Gustavo Petro Urrego. Da pie ese apoyo para hacer énfasis sobre un nuevo síndrome político del periodismo colombiano, el “Síndrome Gurisatti: …un periodista tan parcializado, tan tendencioso, perverso con sus pos-verdades y mendaz en sus premisas básicas, que ni su propia madre le cree…

El bazar de los idiotas...

Wednesday, 02 May 2018 00:00 Written by

Por: Juan Carlos Rodríguez Ferrer, columnista invitado.

Si hoy hubiese manera de revivir a GAITAN, a GALAN y demás ilustres liberales símbolos de la democracia colombiana; saldrían espantados nuevamente hacia el sepulcro con ganas de no volver...de ver su partido en semejantes maromas electorales. Pero aquí no sabemos quién es en realidad el componente IDIOTA del BAZAR...si el mismo partido liberal enfrascado en disputas internas, si los barones electorales del partido en las diferentes provincias o el menguado inventario de votos partidistas que aún le quedan como legado de viejas faenas políticas con otro tipo de actores.

O el mismísimo candidato que se deja LEVANTAR LA MANO EN BOGOTA ungiéndose como candidato del partido, mientras en las provincias los mismos que le levantaron las manos hacen acuerdos electorales con otros actores del BAZAR con quien todo lo tenían planeado desde antes que el candidato quedara en sentido hacia la CALLE.

Qué tiempos aquellos donde los acuerdos eran acuerdos y los partidos eran partidos...hoy son otros tiempos...otros acuerdos y otros partidos...pero los mismos IDIOTAS parece ser.

Me molesta mucho que le hagan eso a todo un señor candidato...en experiencia...resolutivo...que por lo menos le respeten las canas...el partido liberal no ha estado nunca con el señor candidato en esta contienda...es como una cortina de humo para apoyar a otro que parecía iba a ser el presidente...pero que nunca arrancó...porque compro la silla y la bestia se le fué...y esa silla parece costó bastante. 

O me equivoco.

 

La vida continúa

Tuesday, 03 April 2018 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

El 18 de marzo de 2018, una intensa tormenta electromagnética solar azotó a la Tierra, por fortuna solo con algunas alteraciones de estrés y jaqueca en las personas sensibles a la descarga solar. El 21 de diciembre de 2012, coincidente con el cambio de calendario Maya y con el fin de un periodo del universo con frecuencia mayor a 5000 años, se había pronosticado “El fin del mundo”, nada paso por elemental hipótesis antrópica: aquí estamos, hoy marzo 30 de 2018…La vida continua. Así, me da pie, para reproducir un artículo mío publicado por el diario La Opinión, el primer día del tercer milenio, y cita así:

   “Vi salir el sol el primer día del tercer milenio. Di gracias a Dios. Era el mismo sol que irradia luz y vida a todos los seres del planeta azul.

   El mismo sol que emite radiaciones ultravioletas, visibles e infrarrojas a la atmosfera terrestre: La misma energía solar que seguirá fijada como energía química por la fotosíntesis de las plantas, para luego ser utilizada como nutriente por absolutamente todos los organismos vivos en sus procesos vitales.

   Así la vida continua. La biósfera como un gran sistema vital abierto continuará una y otra vez transformando esa energía solar, mediante sus mecanismos cibernéticos de retroalimentación negativa. También los ciclos hídricos y bioquímicos seguirán como agentes transformadores de los procesos bióticos. Así también, nuestro sistema síntesis continuará su proceso de asimilación energético, al ritmo del cambio inducido por el equilibrio dinámico de todos los ecosistemas. Entonces la vida continúa…

   El hombre, el “bípedo implume”, como epicentro de la creación, hasta que no se demuestre lo contrario, y como protagonista principal de nuestra propia historia, despertó ésta mañana de enero primero, para dar sus primeros pasos bajo el sol, en éste tercer milenio después de Cristo. Seis mil millones, y algo mas, de personas de cinco continentes: negros, blancos, amarillos, cobrizos, indios y amerindios; cristianos, taoístas, animistas o islámicos; ricos y pobres; todos, sin distinción de raza, credo, cultura, o nivel social, todos, recibimos de nuevo esas radiaciones solares milenarias.

   El mismo sol, la misma vida, el mismo hombre con sus propias dudas y temores. Sin embargo “Nada permanece, todo cambia. No nos bañamos dos veces en el mismo rio”. La dinámica y la estática, el bien y el mal, enlazados en las raíces de la tierra, enlazados de nuevo en una nueva esperanza, como “rosa de los vientos” en el presente cambio milenario.

   Ahora, un alto en el camino, una reflexión con los primeros pasos en ese difícil y grato camino vital que aun espera a toda la raza humana.

   Una reflexión a nuestro propio interior, con un doble compromiso: tomar del pasado solo la energía positiva, no repetir los errores, tratar de afrontar con optimismo el reto del mañana próximo y al tiempo encontrar a diario esa fuerza interior, impulsada y orientada por el Gran Arquitecto del Universo, a través de esa gran aventura denominada Tercer Milenio.

   Solamente recordemos: “Todos los días en el África sale el sol, y se levantan las gacelas; ellas saben que tendrán que correr más rápido que el más veloz de los leones o sino morirán…También se levantan los leones; ellos saben que correr más rápido que la más lenta de las gacelas o sino morirán”. No se trata de ser león o gacela. Todos los días, cuando te levantes, tendrás que correr mejor y más rápido que los demás. La vida continua

LO MAS LEIDO

Por: Juan Carlos Rodríguez Ferrer, columnista invitado Han sido unas…
Por: Juan Carlos Rodríguez Ferrer, columnista invitado. Si hoy hubiese…
Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado “El escritor-El Periodista-debe ser…
Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado. Estamos en este…

Un País polarizado

Monday, 12 March 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Ganó la paz. Hace tiempo no se hacían elecciones en el país en completa calma y sana participación democrática. Con la inmensa mayoría de la guerrilla desarmada y aislada, los colombianos votamos en paz. El partido FARC solo alcanzó 40.000 votos, y se rompió con esa bajísima votación el paradigma negativo de pos-verdad: “Si no votan por determinados candidatos, las FARC ganarán las elecciones con el apoyo de Farc-Santos y del castrochavismo y vamos a quedar como Venezuela”. Toda una historieta de Sherezada…En Colombia no existe caldo de cultivo para el comunismo. Quien es de izquierda moderada es Robledo, Petro es un progresista de centro-izquierda, El partido Liberal conserva aun unos libres pensadores social-demócratas, los verdes y la franja son independientes y los demás pertenecen a la derecha o a la ultraderecha radicalizada y orquestada por el señor Uribe Vélez. Otro axioma: el país continúa con una polarización asimétrica de la derecha y ultra-derecha. Grave asunto, que puede y debe ser aprovechado por los candidatos de centro como Fajardo y De La Calle.

Un análisis elemental del evento electoral, presenta como gran ganador al partido Alianza Verde y al partido Cambio Radical, consolida al Centro Democrático como partido con mayor número de curules al senado y al partido Liberal con mayor número de curules a la Cámara de Representantes, también gana la paz y como perdedor la reconciliación del país, dada la evidente polarización a todas luces manifiesta.

Un análisis también elemental de la elección presidencial, me permite tratando de investirme con un manto de imparcialidad-Y no es fácil-puntualizar:

La Primera vuelta: Los polarizados del SI votarán por Petro y por Fajardo y los polarizados del NO votarán por Duque y Vargas Lleras; el partido Liberal apoyará en un 50% a Humberto De La Calle y el otro 50% repartirá afectos entre Petro, Fajardo y Vargas Lleras; el partido Conservador votara mitad y mitad por Iván Duque y por Germán Vargas Lleras; el partido Alianza Verde, Aurelijus Antanas Mockus y el Polo Democrático votarán por Sergio Fajardo; el partido Centro Democrático votara en fila por su propio candidato; el partido Cambio Radical vendrá con toda, y con toda es toda, como un buldócer a votar por Germán Vargas Lleras y la Franja aun indecisa votará por todos, con predicción con bajo grado de certeza. Así las cosas, a mi modesto criterio el gran favorito a pasar a la segunda vuelta es Gustavo Petro, dado que parte con un capital electoral propio e inamovible de tres millones de votos. Para el segundo cupo, la competencia será bien compleja entre el favorito Duque y la fuerza final de toda la maquinaría de Vargas Lleras. La votación de Sergio Fajardo será bien alta y muy buena, si sabe utilizar su posición no polarizante.

La segunda vuelta será más predecible: Un final foto finish, un cabeza a cabeza, como en la pasada elección de confirmación de los acuerdos de paz entre el SI y el NO, con Gustavo Petro Urrego por un lado apoyado por los partidarios del SI y con el candidato de derecha o de ultra-derecha (Duque o Vargas Lleras) con Uribe Velez como guía y mentor. ¿Quién ganará?...No lo sé. Si el país está preparado para un viraje a la izquierda ganará Petro, si continúa con su neoliberalismo y desarrollismo ganará una vez más la derecha. Que el Señor del Universo nos y ilumine y cualquiera sea el resultado, quiera Dios que el nuevo presidente continúe con el proceso de paz sustentable que tanto merecemos.

 

 

 

El puñal y la rosa

Friday, 23 February 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Un axioma: “El país está polarizado” y su causa es bien compleja. Cuando apareció en el escenario nacional como ex presidente activo el señor Uribe Vélez la política y el propio colectivo social dinamitó y polarizó su pensamiento, su querer y su sentir. Esa polarización se tipificó como unilateral o asimétrica, la vertiente derecha y ultraderecha asumió una posición radical. Sus postulados, casi todos sofismáticos: Farcsantos es un “Judas comunista”; “Si no votas por nosotros se nos viene el castro-chavismo”; “Quien no ataque a Timochenko es terrorista”; “Queremos una paz sin entregar el país a la guerrilla” y otras perlas similares. Son desde luego mensajes tendenciosos y prefabricados en la posverdad.

Claro existe y es a todas luces manifiesto un pluralismo ideológico y de posicionamiento hacia la paz: Si o No es buena y pare de contar. Reitero Colombia está polarizada, y de qué manera.

Ahora se aproximan las elecciones legislativas y ejecutivas por el premio mayor del poder: Congreso de la República y presidencia de Colombia…Por primera vez en la historia de nuestra vida democrática republicana, la izquierda o mejor el centro-izquierda tiene una opción real de tomar el poder. Gustavo Petro, un progresista de la Colombia Humana, con un marcado perfil de centro-izquierda va primero en los favorecimientos populares preliminares, ante una marcada división de la derecha colombiana y ante una gran franja de opinión pública aun sin tomar partido.

Tengo la certeza que Petro ganará fácil la primera vuelta. La pregunta o los dos interrogantes del millón: ¿Le alcanzará a Petro esa votación para convertirse en presidente? ¿Quién será el segundo en la primera ronda?

Asunto complejo. Si la fuerza silenciosa de la franja vota mayoritariamente por Sergio Fajardo, el No, la ultraderecha y la propia derecha se quedará a la vera del camino y el Sí será el triunfador electoral, pero si el CD-Partido Conservador o Vargas Lleras consigue, uno de los dos pasar a la segunda vuelta, será una cerrada “cabeza-cabeza” por la banda tricolor, con pronóstico reservado. Por ahora aun continúan en “carrera presidencial”: Alejandro Ordoñez, el ultramontano lefebvrista; Martha Lucia por la “tolda azul”, como “palo electoral”; Iván Duque, el relevo generacional de la ultraderecha; Humberto De La Calle, “El Zorro Rojo”; Sergio Fajardo, “El hombre que calculaba” y Gustavo Petro, el candidato del pueblo.

¿Quién ganará? Aun incierto el resultado final. Me recuerda a “Libres” y a su canción slogan: “…Entre el puñal y la rosa, tendrás que escoger…”. Sobre el tema, un consejo elemental: ilústrate y conocerás quien tiene la rosa y quien tiene el puñal…Luego vota con plena conciencia.

Carta al primo Carlos

Monday, 02 October 2017 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Nota: Carlos Alberto Guerrero Sandoval es un brillante abogado pamplonés, defensor radical del proceso de paz y contradictor permanente en las redes sociales de los fanáticos de ultraderecha, condición que comparto en la propia medida de mis limitaciones.

Apreciado Primo Carlos:

 No es fácil, tratar de hacer entender a los opositores del proceso de paz o a los fanáticos de ultraderecha, con argumentos, válidos o no, que difieran de su ideario doctrinario, si lo tienen, o de su línea de conducta ortodoxa. Mejor es imposible un debate, dado su intransigencia sistemática. Es posible que ellos piensen igual que nosotros de tal imposibilidad de debatir civilizadamente los temas pertinentes al fin del conflicto…Vía cerrada y llena por autos en los sentidos.

Primo, tú y yo, somos un par de voces contestatarias entre miles de ellas, o un “par de aves de tormenta”, como diría, Jesús Hernando Guerrero Moreno, otro hombre también contestatario. En nuestra orilla, la orilla de “Amigos del fin del conflicto”, entendemos, casi todos, la imperiosa necesidad de la continuidad del proceso de La Habana, para intentar, en un futuro próximo, estructurar una paz sustentable, por la vía pacífica y dentro de un marco programático de un desarrollo humano sostenible. Y punto, eso es todo…En tal virtud a veces y muchas son las veces, nos radicalizamos y con un cuchillo ideológico entre los dientes defendemos incondicionalmente el proceso de paz. Desde luego, generamos odios, amores, ganamos nuevos amigos y perdemos también malos amigos.

Mas a la izquierda nuestra, están los “Amigos del socialismo”, muy pocos desafortunadamente para el equilibrio y refresco democrático, quienes llevan años batallando por la vía pacífica con el propósito de difundir y consolidar su base programática socialista. Ellos casi nunca intervienen en el debate y su actitud es conciliadora a todas luces manifiesta.

Mucho más a la derecha nuestra en el espectro político, están los “Amigos opositores al proceso de paz”. Unos inteligentes, con argumentos propositivos, que no compartimos por elemental distancia ideológica, otros más ortodoxos y otros definitivamente fanáticos ultramontanos, transmisores de una post verdad y de mensajes sofismaticos inducidos e impulsados por los señores de la Guerra.

Quienes se oponen al proceso de paz o del fin del conflicto o a los acuerdos de dejación de armas de las Farc o a todo lo pactado en la Habana, se dividen en cuatro grupos:

Un primer grupo, conformado por grandes y medianos empresarios, terratenientes y funcionarios de elite, la mayoría gente de bien, otra gente perversa. Ellos tienen razones económicas y sociales para impulsar, y de qué manera, la continuidad del conflicto armado y la contracultura de la violencia, en algunos casos. Ellos con bastantes excepciones son los Señores de la Guerra.

Un segundo orden, es para un sector ortodoxo del colectivo social, todos amigos del desarrollismo sostenido y del neoliberalismo, son en su mayoría personas pensantes, gente de bien, que se sienten cómodos en su querencia natural: “Nada cambia, todo permanece idéntico”, son conservadores no de partido, sino de estilo de vida y son proclives al progreso del caudillismo, venga de donde sea. Cuando debaten lo hace con confianza, con argumentos elaborados de partitura, siguen a RCN y recuerdan con nostalgia a nuestros caudillos históricos, no les disgusta Trump y tienen un odio visceral al socialismo y un subvalor al liberalismo social.

Un tercer grupo corresponde a gente de clase media baja y clase popular que se volvieron uribistas por los buenos indicadores obtenidos en la seguridad democrática en el primero de los ocho años de mandato del presidente Uribe Vélez. Se sintieron felices y aun pregonan un paradigma ya en decadencia de “Con Uribe se podía volver al campo”, Y claro con semejante gobierno tan malo de Andrés Pastrana, cualquiera lo hubiese sucedido su buen desempeño estaba asegurado. Con los acuerdos de paz y la dejación de armas presentes, ahora los indicadores de seguridad de Santos son, de lejos, mayores que en las primeras épocas de Uribe y las estadísticas como simples indicadores así lo demuestran. En esas razones este tercer grupo, tiende a diluirse, unos pasan a la franja independiente y otros se tornan fanáticos del cuarto grupo.

El cuarto grupo, y aquí “se pone el chocolate a cuarenta”, hace referencia a uribistas incondicionales, orientados por dos perlas. “…Con Uribe con la razón o sin ella” y “…Votaremos por quien diga Uribe”…primo, se tornaron fanáticos, algunos de derecha, otros de ultraderecha. Algunos se volvieron “loros”, repiten como tales, las tonadas del día ordenadas desde la cúpula; a saber un ejemplo: “…Si no triunfa el uribismo llega el castro-chavismo a Colombia”;  “…El papa Francisco es un anti-cristo”; “…Ramos y Arias son perseguidos políticos…”; “…Uribe es el Gran Colombiano…”. Aquí, primo “Apague la luz y vámonos”. No existe dialogo, debate, confrontación de ideas, argumentos propositicos de oposición.

Jamás primo, convenceremos con argumentos válidos o no, a ninguno de los integrantes de los cuatro grupos de los “Amigos del No”. El país primo, esta polarizado, por fortuna es una polarización atípica, se define como “una polarización asimétrica”. La ultraderecha y parte de la derecha esta radicalizada en el NO. El SI por fortuna no está radicalizado, tal vez nosotros primo, pero quienes miran con ilusión al proceso de paz, incluida la ex guerrilla y la izquierda-izquierda están en actitud conciliadora. Y no es fácil la despolarización, solo puede impulsarla Uribe Vélez, pero esta radicalizado. Él y sus inmediatos jerárquicos, solo “quieren sacar a paratas a Santos”. Uribe le perdonará a Santos su Nobel, su “traición con los acuerdos de paz”, pero nunca le perdonará que le haya cerrado las puertas de la reelección. Grave y polarizante asunto…

Primo, como dijo Vicente Fernández: “…Con esta me retiro”. No sigo acompañándote en un debate complejo y sin posibilidades de éxito. No. Creo en el proceso de paz, creo en un mañana mejor para Colombia, y no es retórica, cada día retroalimento mis sueños de paz, la utopía colombiana, y espero en el juicio ponderado del pueblo colombiano. Por fortuna existe una inmensa franja de colombianos independientes, pensantes, no polarizados, mamados de la radicalización entre izquierda y derecha, entre el SI y el No, entre Uribistas y no uribistas, cansados del dúo Santos-Uribe, de las pasiones mezquinas y de la soberbia y egocentrismo de caudillos mesiánicos con nostalgia de poder y de presidentes y ex presidentes sin renovación ideológica, mamados y cansados por discusiones bizantinas y eso si añorantes de una nueva generación de dirigentes que se conviertan en el relevo ideológico y generacional de un país que bien merece abrevar en las fuentes de la paz.

Fraternal saludo primo…

Rafael Humberto Guerrero Jaimes

 

  

El espantoso ruido de las máscaras al caer

Friday, 29 September 2017 00:00 Written by

Por: Antonio Colmenares Martínez, columnista invitado.

Si la gente se aterrorizó con las evidencias de sacerdotes pederastas, funcionarios indelicados, abusivos y ladrones de alcaldías, gobernaciones y presidencias y cuando se creía que ya se había visto todo, surgió el escándalo de Odebrecht y la opinión no salía de su espasmo al ver tanta figura pública, elegante, de respetabilísima imagen pública capturados por recibir sobornos para que se adjudicaran obras a esa macabra empresa multinacional de construcciones y delitos. Los empresarios brasileros pagaban a los corruptos para conseguir a través de contratos de grandes obras hurtar la plata sagrada de la gente, que eufemísticamente se le llama ‘dineros del Estado’.

Se descubrió con pruebas lo que todo el mundo sospechaba: Los poderes ejecutivo y legislativo habían resultado salvajemente afectados por la contaminación y parecía, hasta ahí, que nada podía ser peor. Error. Los corruptos al ser capturados en su afán de salvar algo de su propio naufragio siguieron denunciando secuaces y en esa caída en serie como un dominó, las inmundas aguas de la deshonestidad bañaron de cuerpo entero al poder judicial. Las presencias casi inmaculadas de los magistrados se tornaron satánicas y las apariencias de sabiduría y rectitud que imponían respeto se resquebrajaron. ¿En quién creer? La actitud casi papal de los magistrados solo era la máscara que encubría hombres de débil carácter y que a pesar de su preparación costosa y de años que debía fortalecerlos forjando en ellos la voluntad férrea de permanecer honrados y lejos de las tentaciones del enriquecimiento apresurado, cayeron estrepitosamente en el delito como caen los ladrones ignorantes, analfabetas y de baja estopa. 

Lo más grave de todo es la desconfianza que agobia a la ciudadanía que ve con preocupación lo que pasa en las ‘grandes ligas’ y voltea de soslayo a mirar en su entorno y se encuentra con realidades que son al menos sospechosas entre la dirigencia local que a pesar de haberse confirmado sus responsabilidades en negocios poco claros que afectan la economía, pasan por los tribunales y no les ocurre absolutamente nada, siguen gozando de libertad, tranquilidad y en sus posiciones como líderes y a la espera del siguiente zarpazo sobre el erario. 

Definitivamente en las cárceles de Colombia están no solo los recientes capturados y procesados políticos y magistrados de las altas cortes sino muchos delincuentes pobres que no pudieron comprar su libertad.

Eso es al menos lo que deja este panorama de sismo moral que se ha padecido en el país, este terremoto de descubrimientos de ignominias cometidas por quienes hasta hace muy poco tiempo merecían la credibilidad. El ambiente es desolador. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial en que se basa la estructura del Estado, deteriorados por la infamia y la degradación duele en lo profundo del alma democrática. 

Es espeluznante ver como la academia, la disciplina, los sacrificios y sabiduría de los más preparados servidores de la justicia, no todos por fortuna, se arrodillan ante las posibilidades del enriquecimiento ilícito y justifican que definitivamente el hombre es muy débil y que como dijo un pensador, ‘somos solo seres humanos, peor cosa no podemos ser’.