Friday, 03 April 2020 | Login

José María López Jaimes José María López Jaimes Foto cortesía para asiescucuta.com

José María López Jaimes 11 de mayo 1935 – 10 de febrero 2002

De: María del Pilar López Jaimes <This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.>

18 aniversario

Cucuteño, periodista y amante de la lectura, promovió durante su vida, el amor por la ciudad, costumbres y la importancia de lo cotidiano. 

Fundador y director de “Panorama” una radio revista que se gestó en la Cúcuta de los años 70 a través de una página de variedades en el diario La Opinión y luego una revista independiente que llegó a ser la más leída en la ciudad, con temas de actualidad en los inicios de la década de los 80. Su distribución gratuita y el manejo de temas de ciudad, variedades, opinión y actualidad, la hacían muy novedosa para la época.

Fue director, redactor, fotógrafo, ejecutivo de ventas y hasta diagramador de la revista. De niña lo vi trazando sobre una cartulina el machote de lo que sería su revista. La imprimía en Bucaramanga en Vanguardia Liberal. Lo acompañé algunas veces en sus jornadas allí, se encargaba de todos los detalles y esperaba pacientemente que le entregaran varios paquetes de revistas que llevaba en su Renault 4 blanco brandeado en las puertas con el logo naranja y negro que el mismo diseñó. Luego en Cúcuta se dedicaba a entregarlas personalmente con alegría y sin ningún costo a sus anunciantes, amigos y a quien en la calle quisiera recibir noticias frescas y bien escritas por un periodista enamorado de la comunicación.

Ese hombre que un día decidió dedicar su vida a los medios de comunicación, de voz fuerte y sonora, que gustaba de un tinto a media mañana con sus amigos de tertulia, que se expresaba muy bien y aconsejaba a quienes tenían problemas con el alcohol contando su experiencia de recuperación…ese hombre era mi papá. A quien hoy le rindo este homenaje en sus 18 años de estar lejos de nosotras sus hijas, esposa y nietas, lejos de sus amigos de los grupos de Alcohólimos Anónimos que cada noche sagradamente asistía, lejos de quienes lo leían y escuchaban.

Desde mis ojos de hija, lo observé sentado en las cabinas de las principales emisoras de Cúcuta haciendo en el formato radial a “Panorama” que se emitía en las mañanas con un periodismo fresco, respetuoso e imparcial, lleno de contenidos que buscaban edificar y hacer de la ciudad un mejor lugar para vivir.

Para mi papi escribir era una pasión de todos los días. La máquina brother blanca y verde era su compañera fiel. En hojas de papel periódico o de cartas reutilizadas plasmaba tecleando a dos dedos, su opinión sobre asuntos políticos, personajes, la economía de la región, la frontera, el civismo por Cúcuta y temas sencillos urbanos que adornaba con particular gracia y humor.

                                                              

Fue columnista de La Opinión, el Diario de la Frontera, La Noticia y el diario El Comercio. Los artículos los guardaba cuidadosamente por fechas y debo confesar que tengo una deuda con él porque espero publicar pronto su libro con toda esa valiosa recopilación de escritos que son memoria histórica invaluable.

Las ediciones de Panorama las dejó empastadas en un libro marrón cuyas hojas ya amarillas guardan una gran riqueza periodística de la región.

Mi padre trabajó en todos los campos de esta hermosa carrera que hoy yo ejerzo con la misma pasión que él tenía y que me enseñó en el día a día sin darse cuenta. Cada 9 de febrero le celebrábamos en familia su día del periodista y con cariño al empezar mis estudios me llamaba “coleguita”, a todos sus amigos y conocidos les contaba que su hija menor estudiaba esta bonita profesión.

“Chepe” como muchos amigos y compañeros lo recuerdan dejó una hermosa huella en las páginas del periodismo de mi ciudad. A mí me gusta recordarlo como muchos, con su boina gris, su bastón y en su Volkswagen amarillo. O sentado en su silla frente a la casa en el barrio La Playa saludando a sus colegas y amigos, escuchando música instrumental o boleros como lo hizo hasta su último día de vida.

Lo llevo en mi mente conversando sobre los libros de sus autores favoritos: Deepak Chopra o Louise Hay, que tanto le gustaban. Su tono de voz fuerte y sus pobladas cejas hacían pensar que era un hombre bravo, pero su sabiduría y sonrisa rápidamente dejaban ver al hombre tierno y consentidor que podía llorar con facilidad y que me dejó frases para mi vida que cito para recordarlo y pensar que aún está: “esto también pasará”, nada de lo humano me es extraño” o “es más sabio callar que ser un tonto hablador”.

José María vive en mi corazón para siempre como la canción que él quería que sonara en su despedida: “Eternamente” de Demiss Roussos. Ese 11 de febrero le cumplimos su deseo y sonó en su funeral. Y es que mi papi era un hombre tan especial que nunca quiso ser viejo y se fue muy rápido dejándome un legado de entereza, disciplina y valentía ante la vida, valores como profesional y como persona que permanecen en el tiempo, como el eco de su voz.

Clik video "Eternamente...o Por siempre y para siempre https://youtu.be/RtVNv4l_BCQ

 

 

000
Read 1427 times Last modified on Monday, 10 February 2020 17:56
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!