Monday, 24 September 2018 | Login

Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Cortesía para www.asiescucuta.com

Gloria al bravo pueblo

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Por favor responda: ¿Vivió Ud en Venezuela? ¿Tiene familia venezolana? ¿Usufructuó en Cúcuta económicamente los buenos tiempo de Venezuela?

Por ejemplo: yo no viví en Venezuela, solo conozco los pueblos de frontera, no soy comerciante y por ende no me beneficié de la bonanza del vecino país, pero si tengo maravillosa familia y amigos venezolanos y sin dudarlo doy fe de la calidad humana y generosidad de su pueblo.

Por las razones que se quiera, Venezuela está en crisis: económica, social, política, de valores humanos en su dirigencia, funcional, ambiental y en una profunda crisis de humanidad y de dignidad institucional. Así, la inmensa mayoría de los venezolanos viven su afán diario con angustia y con impotencia y no dudan a “poner pies en polvorosa”, con un éxodo a cuenta gotas emigran a Colombia, Ecuador, Perú y Chile, con una mezcla de valor e ilusión en busca de un mejor mañana para sus presentes y nuevas generaciones. Valiente decisión. Valiente pueblo.

A diario se ven grupos de emigrantes, familias enteras como “el judío errante” las vías colombianas: Cúcuta-Bucaramanga-Bogotá-Cali-Pasto-Túquerres. Tal cual “correcaminos”, atravesando paramos, neblinas, empinadas cuestas, por las carreteras de primer orden, a pie, con sus maletas. Todos caminantes: grandes y chicos. Todos, con mínimas excepciones son gente seria, honesta, curtida por la vida, haciendo los recorridos del Libertador: Caracas-Quito-Lima. Unos no pasan otras fronteras, se quedan en territorio colombiano, otros siguen hacia Ecuador, país que los recibe bien, como hermanos bolivarianos, tal como debe ser. ¡Que Guerreros! No se rinden, avanzan, observan, fortalecen su espíritu y dan paso a la intuición para establecer una nueva residencia, con nuevos amigos, con nueva patria chica, Dios los acompaña y en su fe retroalimentan a diario su esperanza de poder renovar su calidad de dignidad humana y sobrevivir al duro reto y compromiso contemporáneo.

En Cúcuta y en toda su área metropolitana es manifiesta la solidaridad del pueblo colombiano. Que bien…Solo algunas personas, con “corazón de piedra y memoria de olvido”, por fortuna una pequeña minoría, ven con desprecio la marcha angustiosa de los emigrantes. Quizás casi todos ellos, disfrutaron la situación de bienestar económico del vecino país. Cada quien, con su historia, con su conciencia, con sus razones…

 Si considero, que en Cúcuta deberían levantar un monumento de solidaridad al pueblo venezolano…Solidaridad es el nombre del juego. Ayer por mí, hoy por ti. Por ello: Dame la mano hermano venezolano, no te rindas jamás, lucha por los tuyos por las vías pacíficas y recuerda: “Por las velas, el pan y el chocolate, yo combato, tu combates, el combate”. Gloria al bravo pueblo.

000
Read 275 times
Rate this item
(0 votes)
More in this category: « Delio "Maravilla" Gamboa

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!