Saturday, 20 October 2018 | Login

Columnista Rafael Humberto Guerrero Jaimes Columnista Rafael Humberto Guerrero Jaimes Cortesía

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado  

 “En las heladas aguas del lago Titicaca, unos sapos cantan coro a un mismo son.

     Su samba macabra suelen croar, bulla y protesta de nunca acabar…

     Un bufón de esos bellaco y bribón, suspende su querella que sin ton ni son, lo bello

     Le remuerde, y tornase agresor. Da a una polilla un fuerte manotón.

     Como una estrella refulgente brilla; parece de Paytiti la fuente de esplendor;

     Despierta en el jambato insana comezón. ¿Por qué me golpeas engendro del mal?

     -Por qué brillas maldita seas-dice satisfecho éste criminal.

     Los Sapos del lago Titicaca- Ali Bator

 

   Juan Manuel Santos Calderón, gobernó el país por dos periodos: agosto 07 de 2010 a agosto 07 de 2018. Hoy se despide con un sabor agridulce de los colombianos. Agridulce, por que es odiado y tildado de traidor-¿traidor a que y a quien?-por la mitad de los colombianos votantes, orientados por la soberbia inmarcesible de un caudillo nostálgico, pero el otro 50 % de los colombianos, lo respetan, valoran y le rinden hoy tributo de admiración, aprecio y gratitud. Esos son los colombianos de una Colombia vulnerable, pero al tiempo prudente, ponderada y pensante. Le agradecen a Santos su tratado de paz y sus ejecutorias, son ellos: el hombre del común, citadino, trabajador e ilustrado; el campesino colombiano, que a fuerza de guerra y abandono, está marginado, pero pleno de ilusión con los primeros pasos de una paz sustentable, aun incipiente, por las todavía contraculturas vigentes de violencia, corrupción y sumisión. También pertenecen a ese país grato la juventud, ahora comprometida en el proceso de la toma de decisiones, las madres cabeza de hogar y una gran parte de la clase media colombiana.

 

   Juanpaz llegó al gobierno, en su primer periodo, como una ficha-por fortuna no manipulable-del ex presidente Uribe Vélez, pero pronto, como la canción de Pedro Navaja “…Sorpresas te da la vida…La vida te da sorpresas…”, Juan Manuel, se tornó en Juanpaz, y dio un giro radical hacia la cordura y la ponderación, en pro de dar un primer paso, pero gigantesco para terminar el conflicto armado colombiano. En tal virtud suscribió con las Farc  “El acuerdo de paz de La Habana”, que ahora el nuevo gobierno quiere borrar de un plumazo, pero eso es ya otra historia…

 

   Brilló con luz propia Juanpaz y obtuvo dos premios para toda Colombia, así no lo avale sino la mitad prudente del país: Una estructura solida de paz, que no se puede destruir y como moño del regalo “El premio Nobel de la paz”. No sé porque en éste asunto recuerdo, al gran deportista y filosofo Martín Emilio “Cochise” Rodríguez: “En Colombia, muere más gente de envidia, que de cáncer”. Vaya asunto…

 

   Juanpaz, para ti un mensaje de despedida: “Que el camino se extienda para recibirte. Que el sol acaricie suavemente tu cara. Que el viento sople siempre a tu favor. Que la lluvia precipite en tu tierra. Hasta un nuevo encuentro con Colombia. Que el Gran Arquitecto del Universo te bendiga siempre”

000
Read 664 times
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!