Monday, 21 May 2018 | Login

Columnista Rafael Humberto Guerrero Jaimes Columnista Rafael Humberto Guerrero Jaimes Cortesia

Síndrome Gurisatti

Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

El escritor-El Periodista-debe ser un testigo insobornable de su tiempo, con coraje para decir la verdad, y levantarse contra todo oficialismo, que enceguecido por sus intereses, pierde de vista la sacralizad de la persona humana. Debe prepararse para asumir lo que la etimología de la palabra testigo le advierte: el martirologio. Es arduo el camino que lo espera: los poderosos lo tildaran de comunista, por reclamar la justicia para los desvalidos y los hambrientos; los comunistas lo tildaran de reaccionario, por reclamar la libertad y el respeto por la persona. En esa tremenda dualidad vivirá lastimado y desgarrado, pero deberá sostenerse con uñas y dientes. De no ser así, la historia de los tiempos venideros, tendrá toda la razón para acusarlo por haber traicionado lo más preciado de la condición humana”- Ernesto Sábato.

Ernesto Sábato, maravilloso escritor argentino, en su libro “Antes del final”, revestido de experiencia y sabiduría marca verdades y utopías y retroalimenta la esperanza de las personas radicales e integras que aun creen en la humanidad. Defiende la libertad de opinión, pero no esa de “…libertad para todos y que los lobos se coman los corderos…”. Bien, muy bien por Sábato. Mal, muy mal por los periodistas parcializados, que anteponen la verdad y la certeza de la información por los intereses personalistas y grupales de sus patrones de turno. Su información, sus comentarios y opiniones son sesgados, tendenciosos, con notas perversas fuera de contexto…Y claro, pierden credibilidad. A veces: Ni su propia madre les cree. A eso le denomino: “El Síndrome Gurisatti”.

En Colombia existe muy buena prensa, buenos programas de opinión, excelentes periodistas, como Juan Gossain, Daniel Samper Ospina, pero también existen, “que los hay, los hay y no debemos creer en ellos”, pseudo-periodistas pagados por las poderosas nacionales dueñas de los medios de TV, y me refiero en particular a RCN TV y Caracol TV. En fin de todo existe en Colombia y en “La viña del Señor”…

Claudia Gurissati es una mujer carismática, era buena periodista, conocida por sus excelentes entrevistas en su programa “La Noche”, pero ahora, y más en un país con altísimo grado de polarización socio-económica y política, “La noche” se le vino encima y perdió su credibilidad, por lo menos en la mitad mas uno de sus oyentes. Grave asunto. Se contagió de “mermelada” de la ultra-derecha. Sus patrones de RCN la contaminaron de pos-verdades y ya perdió la Gurisatti su independencia, su razón y su verdad. Sin entrar en favoritismos políticos, ahora en plena recta final de la campaña presidencial 2018-2022, La periodista en comento se parcializó por el candidato de su cadena televisiva. A mí no me parece tan grave, lo que si considero muy grave y perversos son sus abiertas opiniones perversas, sofismaticas y mendaces sobre el contenido de la plataforma ideológica del candidato de la Colombia Humana; tales como colocar verdades a medias, opiniones sesgadas y mal intencionadas en boca del señor Gustavo Petro Urrego, con el simple propósito de desacreditarlo. Eso no está bien, es perverso y no es propio de un periodista integro. Como colofón de esa desinformación, la señora madre de Claudia Gurisatti aparece en vivo y en directo, entregando, como persona natural, desde luego, su apoyo incondicional a la aspiración presidencial de Gustavo Petro Urrego. Da pie ese apoyo para hacer énfasis sobre un nuevo síndrome político del periodismo colombiano, el “Síndrome Gurisatti: …un periodista tan parcializado, tan tendencioso, perverso con sus pos-verdades y mendaz en sus premisas básicas, que ni su propia madre le cree…

000
Read 370 times
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!