Wednesday, 17 January 2018 | Login

Sujetos de reparación colectiva  compartieron aprendizajes sobre sus procesos

Sujetos de reparación colectiva compartieron aprendizajes sobre sus procesos

140 personas afectadas por la violencia en Norte de Santander, representantes de cinco comunidades y organizaciones reconocidas como sujetos de reparación colectiva por la Unidad para las Víctimas, se encontraron en Chinácota (Norte de Santander) para compartir sus experiencias sobre este proceso.

Los cinco sujetos colectivos presentes fueron las comunidades de Cerro Norte, Cúcuta; Pueblo Nuevo, Ocaña; La Gabarra, Tibú y Juan Frío, Villa del Rosario, y la Asociación de Mujeres Campesinas e Indígenas (Amucaci), de El Zulia. La reunión se produjo en el marco del cierre de año del proceso, que estuvo coordinado por los profesionales Yasmín Corzo y Jhon Ever Monsalve, y contó con la asistencia del director territorial de la Unidad, Saniel Peñaranda.

Durante su intervención, Peñaranda les recordó que la atención y reparación psicosocial y administrativa de la Unidad es un apoyo para reconstruir sus vidas, pero que la decisión final de continuar adelante, de dejar los momentos difíciles atrás y construir una nueva vida es de cada uno.

A su turno, los líderes  fueron expresando los sueños, retos y metas con los que esperan ayudar a sacar adelante el sector donde viven, afectados en el pasado por el conflicto armado.

“Hemos aprendido mucho este tiempo con las capacitaciones que nos han dado. Tenemos fe y esperanza que seremos reparados, tenemos esa ilusión” dijo Luis Eduardo Díaz, quien asistió en representación de los habitantes del corregimiento de Pueblo Nuevo, Ocaña.

Por su parte, Rocío Flórez, del grupo del barrio Cerro Norte, Cúcuta, sostuvo que ella y su grupo siguen con ganas de trabajar y sacar adelante el barrio, con el apoyo de la Unidad.

Fideligna Gómez, del sujeto de reparación de Juan Frío, Villa del Rosario, les pidió a los participantes que le ayuden a contar que su corregimiento ya es territorio de paz y que para 2018 solo les falta que su polideportivo-cultural  sea una realidad.

Uno de los delegados de La Gabarra, Tibú, resaltó en esta reflexión del 2017 las enseñanzas obtenidas a través de las capacitaciones de la Unidad y la esperanza del renacer de su corregimiento.

Algunos de los asistentes llevaron familiares pequeños y adolescentes, en un intento no solo de vivir una jornada integral con los más jóvenes, sino de que ellos conozcan los procesos y se empoderen en el futuro de las acciones de desarrollo para sus barrios,  veredas o corregimientos.

000
Read 889 times
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!