Friday, 18 October 2019 | Login

LO MAS RECIENTE

La mala hora del farsante Petro

Thursday, 06 December 2018 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

El incendiario senador y ex- candidato presidencial, Gustavo Petro, está padeciendo el rigor de la desolación y del linchamiento social. Posar hasta hace unos días de atalaya moral, dueño de la integridad y la transparencia, para luego encontrarse inmerso en la picota pública por unos fajos de dinero es, de lejos, una situación abrumadora. De la misma manera que lo es, padecer una sanción fiscal de miles de millones y un fallo ad- portas de un alto tribunal, que seguramente lo sepultará con cualquier aspiración política, verbigracia, su malhadada meta presidencial.

Y es que se trata de una fatídica pesadilla para el líder de la ‘Colombia humana’ puesto que ni levantando a candela a un país entero, como acostumbra, podría retroceder y ocultar semejante oprobio. Quiera o no tiene el Cristo a sus espaldas al tratarse de cuestionamientos innegables basados en hechos meramente objetivos.

Primero, la sanción de la Contraloría Distrital de Bogotá, por ocasionar un detrimento económico al distrito capital disminuyendo irresponsablemente el costo del servicio de Transmilenio. Segundo, por recibir un dinero posiblemente no declarado ante la ley, bien sea a título de donación o préstamo, proveniente según Petro del cuestionado arquitecto Simón Vélez y según la versión de un abogado penalista del mafioso alias ‘El Loco’ Barrera. El arquitecto manifiesta no haberle prestado nada, y el abogado adujo sólidos elementos fácticos y jurídicos para interponer su denuncia.

¿A quién creerle?

Pero como fuere no deja de ser inadmisible ver a un alto servidor del Estado,  dizque alternativo por su rectitud, metiendo ocho gruesos fajos de billetes en una tula de plástico, mientras sonríe en medio de la clandestinidad como un bribón desmesurado. Allí sin duda alguna, debe haber algún torcido. Y tan es así que la investigación del abogado De La Espriella arrojó serias hipótesis de la ilegalidad rampante, dado que muy probablemente se trataba de un vídeo del año 2009 y no del 2005.

De manera que, si así lo fuere, no ha prescrito todavía la acción penal y de encontrarse una conducta ilícita el ex- guerrillero podría ser procesado. No obstante, más allá de todo esto, lo curioso es que Petro, que tanto se ufanaba de su honestidad, haya incurrido posiblemente en la misma práctica de los politiqueros tradicionales, pues se creía diferente, pero ha dejado de manifiesto ser un infame truhan.

Además,  su farsa ha quedado en evidencia, hasta el punto de presenciar enormes incoherencias y contradicciones en sus recientes declaraciones, pues en su último pronunciamiento sostuvo afirmaciones tan absurdas como que: el cuestionado arquitecto Simón Vélez guardaba su plata en tarros de la cocina; un supuesto Hacker tomó el video; que alguien quería extorsionarlo por trabajo; y que un amigo le consiguió el dinero. Pero lo más infame de todo: que él sabía que lo estaban grabando, pero prefirió guardar silencio para obtener dizque un registro. ¡Habrase visto semejante mentira. Tras de populista, es un culebrero enredador. ¡Que no nos crean tan pendejos!  

Ahora bien, consideramos que por respeto al debido proceso es menester que se adelanten las investigaciones correspondientes sin prejuzgar. Sin embargo, a título personal estamos convencidos de una retorcida conducta que merece toda la atención. Claro está, sin descuidar otros asuntos claves como Odebrecht.

Entretanto, qué bueno fuera preguntarle a Claudia López, a Jorge Robledo y a Daniel Quintero, candidato a la Alcaldía de Medellín, que posición objetiva les merece el particular. Hasta ahora han guardado silencio y ello no es espontáneo. Están con el rabo entre las patas y no tienen argumentos para defender a su homónimo. ¡Sean serios, farsantes!  

Luego, sin más ni más: Qué señora empelotada le han pegado al populismo, ya vemos que son lobos disfrazados de ovejitas. Como decían las abuelitas: ¡Primero cae un mentiroso que un cojo!   

@JuanDaEscobarC

  

Políticas fiscales

Friday, 30 November 2018 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

La política fiscal es una disciplina de la política económica que se encarga de estudiar la regulación del gasto público, esto es, el ingreso y el egreso de un Estado según su presupuesto. Pero, para hablar de política fiscal primero debemos dar una breve concepción sobre qué es una política económica. Y por política económica comprendemos un conjunto de medidas, acciones y decisiones administrativas, que asume cada gobierno dentro de un ámbito específico de la economía. Es así como comprendemos que las políticas fiscales están íntimamente ligadas con la política económica que traza un Estado determinado, de tal manera que no son excluyentes entre sí. Luego, las políticas fiscales se dividen en dos: política fiscal expansiva y política fiscal contractiva. Ambas tienen sus pormenores.

La política fiscal expansiva propende por un aumento del gasto público y una disminución en los impuestos o una combinación de ambas. Lo cual puede ser negativo porque un Estado que se limita a gastar sin generar un equilibrio proporcionado con el recaudo, incurre fácilmente en la quiebra. Cuando se gasta irresponsablemente y no se reciben ganancias, el resultado se traduce en un derroche desmesurado. Además, ello también puede generar una mayor inflación que, golpea nocivamente a los ciudadanos. Por otra parte, no es factible garantizar los derechos sociales indispensables en cualquier país careciendo de un ingreso público apropiado, dado que desde la lógica económica la educación, la salud y la vivienda no pueden ser en su totalidad gratuitas; ni en los países con mayor desarrollo económico. 

La política fiscal contractiva es la antítesis de la anterior, de tal manera que  propende por una disminución del gasto público y un alza en los impuestos. Lo cual también es negativo, pero en dimensiones mayúsculas porque, el Estado no puede ni debe asfixiar a los ciudadanos con una carga tributaria encumbrada. No es proporcional que se disminuya el gasto público para subir impuestos a los empresarios, a la clase media, y, a los menos favorecidos. Esto sencillamente paraliza la calidad de vida, el emprendimiento, la rentabilidad y productividad de las empresas, la libre inversión y la generación de empleo, toda vez que se trata de una medida que golpea fuertemente a todos los sectores sociales de un Estado.

Ahora bien, para el desarrollo armónico de cualquier país creemos que no es conveniente aplicar una política u otra (expansiva o contractiva) exclusivamente, pues observamos que ambas son nocivas para la democracia. No obstante, es factible echar mano de ambas de manera conjunta, en la medida en que puedan confluir con los aspectos netamente positivos.

¿Y esto cómo lo logramos? Primero, debe generarse un equilibrio racional entre el gasto público y los impuestos, donde los recursos gastados se correspondan con lo que se ha recaudado. Segundo, debe ponderarse la prioridad de los derechos, donde se asignen mayores recursos para programas sociales de mayor relevancia en la sociedad. Si así ejecutaran cualquier política fiscal, el progreso económico de todos los países fuera vigoroso.    

@JuanDaEscobarC

El maldito conformismo

Tuesday, 27 November 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

 "…En todas partes la sociedad conspira contra la naturaleza de cada uno de sus miembros. Es una sociedad comercial, cuyos miembros para asegurarse mejor el pan, acuerdan sacrificar la libertad y la cultura del consumidor. La virtud más apreciada es el conformismo. La confianza en uno mismo es lo que más aborrece…Al final nada es más sagrado que la integridad de tu propia mente”- Ralph Waldo Emersòn.

Para el poeta y filósofo norteamericano la sociedad exige conformismo a compensación de la libertad personal. Allí o encuadras o te tornas paria. Grave asunto…pero la respuesta, la voz contestataria está en la sacralidad de la propia mente. Y sin embargo…

…Sin embargo, en Colombia tenemos de un fiel reflejo del pensamiento de Emersòn, con esa fatal contracultura de Sumisión, que fortalecida por el fanatismo y la ignorancia de la inmensa mayoría de los hombres vestidos de gris, inducen un conformismo a todas luces manifiesto.

¡Mande Patrón!... ¿Se terminaron las voces contestatarias? ¿Callaron ya todos los cantores? ¿Qué pasa Colombia?

Nos suben la canasta familiar, nos gravan las casas usadas con IVA, nos quitan el presupuesto para la educación pública, asistimos impávidos al festival de los corruptos y todos callamos.

Por ¿Miedo? ¿Conformismo? ¿Sumisión? Recordemos aquello de “Bienaventurados los mansos de corazón…” Claro todos ellos serán castrados de pie, sin manear, en silencio, sin protestas. “Bueno es cilantro, pero no tanto”. Y no hablo de subversión o de violencia. No. La vía es la paz, pero una paz sustentable. Si hablo de un despertar de conciencia, de un renacer del “Pepe Grillo” del subconsciente del pueblo, de unas nuevas voces pacíficas contestatarias que sobresalgan del aguante mediocre de la clase media y de la población vulnerable del país.

Ya lo dice mi amigo poeta y fabulista Don Grim, cuando se refiere a la fábula de Samaniego de “La Zorra y las Uvas”, manifiesta: “…No puedo en mi condición de fabulista, admitir que es verde lo morado-Zorra-No están verdes las uvas, están moradas, están que las chupas y las muerdes, pero te dio daltonismo el maldito conformismo…”.

Es verdad Don Grim, en Colombia nos dio daltonismo el maldito conformismo. Y “Cuando calla el cantor, calla la vida”. No podemos entrar a la oscuridad de la noche, mirando por la ventana, con los brazos cruzados, solo observando como con un Neoliberalismo salvaje los Dueños del país depredan y destrozan la esperanza de las presentes y nuevas generaciones.

¿Qué hacer? No quiero confundir la protesta con la violencia o la subversión. No. Reitero la respuesta es la paz, solo quiero como millones de colombianos, que despierten voces pacíficas contestatarias, que despierte la conciencia social del país y que a fuerza de sobrecarga se pueda cambiar poco a poco esa contracultura de Sumisión por un renacer prudente y ponderado hacia el bien del colectivo social, ahora por lo menos para marcar con la ignominia a los corruptos de turno. Amanecerá y veremos y quiera Dios sin daltonismo…

¿Sondeos contradictorios?

Thursday, 22 November 2018 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

Los presidentes de turno inician su gobierno regularmente con un alto índice de favorabilidad dentro del conglomerado, puesto que sus electores gozan de las mejores expectativas según el plan de desarrollo planteado. Posteriormente, esto se desvanece por consecuencia de algunas medidas que, de lejos, contravienen el anhelado beneplácito de los ciudadanos. Y es acá donde decae en dimensiones proverbiales la privilegiada favorabilidad para cualquier mandatario, pues no es fácil dar apertura a un nuevo gobierno, mucho menos cuando se soporta un excesivo compromiso en la agenda nacional.  

Pero, a decir verdad, no sabemos con certeza si esta sea la realidad actual que padezca el presidente Duque, quien, en escasos 100 días sobrelleva supuestamente sobre su espalda el lastre de un nivel de desaprobación mayúsculo, según los sondeos de Invamer y Polimétrica de 27,2% y 33% respectivamente. Empero, ahora observamos como aquella imagen de manera repentina ascendió de 27.2% y 33% (desfavorable) a 48,5 % (casi que favorable) en sólo cinco días, según el sondeo actual de Guarumo, connotando allí una nefanda contradicción entre las encuestadoras.

Sin lugar a duda, encontramos una antinomia entre las firmas que, flaco favor le hace a la democracia, dado que debieran mantener coherencia con análisis serios y estructurados. Además, no solo resulta irresponsable sino también desequilibrado considerar que la semana pasada el presidente de los colombianos padeciera tan abrupto rechazo y en apenas unos días sea dizque aprobado por una mayoría. ¿Cómo se efectúo dicha medición? ¿A quién le creemos? ¿Se tratará de un pronóstico hechicero?

Ahora bien, en nuestra opinión, consideramos que independiente de los sondeos es factible deducir que sí existe un gran nivel de desaprobación sobre el presidente Duque y aquel surge como reacción a la denominada ‘ley de financiamiento’, el paro estudiantil, la imposibilidad de reformar los acuerdos de paz, la pasividad frente a temas estructurales de la agenda nacional, y, como si fuera poco, el escueto apoyo por parte de miembros de su propio partido, pues algunas veces los congresistas del Centro Democrático parecen más opositores que partidarios.

Y es esto lo que la opinión pública no ha logrado digerir porque, no encuentran razonamiento lógico en el hecho de que el partido de Gobierno difiera sustancialmente en aspectos trascendentales con el mandatario que ellos mismos ayudaron a elegir. El conducto regular es encontrar apoyo y camaradería, no animadversión desmesurada.  

¡He ahí motivos de sobra para pavimentar una  maciza impopularidad! 

@JuanDaEscobarC

LO MAS LEIDO

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Fedro poeta y…
Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado Una de las…
Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado Persona es, un…
Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado Reveló el Dane…

La democratización de los medios

Friday, 16 November 2018 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

Los medios de comunicación están llamados a democratizarse en la conquista del público internauta, dado que la nueva era digital le permite a la sociedad acceder a portales noticiosos, informativos, analíticos y de opinión. Pero, con un sello alternativo, rotatorio y cíclico propio de la autonomía personal.

Esto se traduce en que, a través de la web, podemos encontrar la digitalización de infinidad de medios autónomos que surgen por consecuencia del emprendimiento, la vocación o, algunas veces, la censura impuesta en algunos medios tradicionales, pues hemos observado constantemente a diversos periodistas- columnistas que por animadversión con algunas líneas editoriales deciden renunciar a sus columnas de opinión en los medios de gran trayectoria, para darle apertura a portales web que ellos mismos han dimensionado.  

La idea de estos periodistas generalmente radica en impulsar nuevas formas de hacer periodismo, en la que puedan ejercer su labor sin temor a ser vetados por desgracia de sus posturas políticas, sociales o religiosas. Y esto ocurre porque hay quienes no soportan el hecho de someterse a la dictadura informativa y editorial de los medios más poderosos; lo cual resulta apropiado dentro de un Estado social y democrático como el colombiano ya que es, de lejos, importantísimo identificar diversidad en las posturas analíticas y de opinión  puesto que así se contribuye con la formación de un público responsable y crítico a la hora de formar una visión integral y pluralista de los asuntos públicos.

Además, el periodismo puramente alternativo representa una nueva faceta dentro de la democracia dado que allí encontramos a nuevos opinadores e influenciadores que se posicionan dentro del público informativo por sus calidades y cualidades analíticas y escriturales; lo que nos demuestra, directamente, que los grandes analistas no están únicamente en los medios referentes a nivel nacional, ya que también se encuentran en las nuevas plataformas independientes. Y es esto exactamente lo que llamamos: la democratización de los medios. Ahora ya no es el columnista o reportero  X o Y perteneciente a algún medio de circulación nacional el que cautiva a toda la opinión pública, dado que ya están surgiendo nuevos líderes de opinión alternativos que, compiten sana y legítimamente para cautivar de manera positiva a los lectores con contenidos digitales serios, pluralistas y propiamente diferentes.

En términos simples, no es mucho lo que un columnista digital o un disidente del periodismo tradicional, tenga que envidiarle a los opinadores que integran ese ‘selecto’ grupo de referentes nacionales, toda vez que en el marco de las nuevas tecnologías de la información cualquiera puede opinar adquiriendo un blog o un dominio vía web, para darle inicio a una opinión sin censura que no está sometida a criterios editoriales y que puede llegar a ser mucho más atractiva y refrescante para cualquier lector.

De esta manera, comprendemos que ya no es excluyente ejercer el periodismo, porque ahora es democrático y ello se encuentra íntimamente ligado al auge de la tecnología digital y a la masificación de las redes sociales. No obstante, es de suma trascendencia que la labor sea ejercida con seriedad, responsabilidad y profesionalismo puesto que en esta nueva era tecnológica también es muy factible encontrarse con las denominadas ‘fake news’ que únicamente le restan legitimidad a la función.

Es posible hacer un nuevo periodismo, pero apegado 100% a la ética profesional y a la responsabilidad social de informar, no de desinformar. ¡Mientras se haga lo propio, bienvenida la democratización informativa!

@JuanDaEscobarC

 

Gloria al bravo pueblo

Thursday, 06 September 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Por favor responda: ¿Vivió Ud en Venezuela? ¿Tiene familia venezolana? ¿Usufructuó en Cúcuta económicamente los buenos tiempo de Venezuela?

Por ejemplo: yo no viví en Venezuela, solo conozco los pueblos de frontera, no soy comerciante y por ende no me beneficié de la bonanza del vecino país, pero si tengo maravillosa familia y amigos venezolanos y sin dudarlo doy fe de la calidad humana y generosidad de su pueblo.

Por las razones que se quiera, Venezuela está en crisis: económica, social, política, de valores humanos en su dirigencia, funcional, ambiental y en una profunda crisis de humanidad y de dignidad institucional. Así, la inmensa mayoría de los venezolanos viven su afán diario con angustia y con impotencia y no dudan a “poner pies en polvorosa”, con un éxodo a cuenta gotas emigran a Colombia, Ecuador, Perú y Chile, con una mezcla de valor e ilusión en busca de un mejor mañana para sus presentes y nuevas generaciones. Valiente decisión. Valiente pueblo.

A diario se ven grupos de emigrantes, familias enteras como “el judío errante” las vías colombianas: Cúcuta-Bucaramanga-Bogotá-Cali-Pasto-Túquerres. Tal cual “correcaminos”, atravesando paramos, neblinas, empinadas cuestas, por las carreteras de primer orden, a pie, con sus maletas. Todos caminantes: grandes y chicos. Todos, con mínimas excepciones son gente seria, honesta, curtida por la vida, haciendo los recorridos del Libertador: Caracas-Quito-Lima. Unos no pasan otras fronteras, se quedan en territorio colombiano, otros siguen hacia Ecuador, país que los recibe bien, como hermanos bolivarianos, tal como debe ser. ¡Que Guerreros! No se rinden, avanzan, observan, fortalecen su espíritu y dan paso a la intuición para establecer una nueva residencia, con nuevos amigos, con nueva patria chica, Dios los acompaña y en su fe retroalimentan a diario su esperanza de poder renovar su calidad de dignidad humana y sobrevivir al duro reto y compromiso contemporáneo.

En Cúcuta y en toda su área metropolitana es manifiesta la solidaridad del pueblo colombiano. Que bien…Solo algunas personas, con “corazón de piedra y memoria de olvido”, por fortuna una pequeña minoría, ven con desprecio la marcha angustiosa de los emigrantes. Quizás casi todos ellos, disfrutaron la situación de bienestar económico del vecino país. Cada quien, con su historia, con su conciencia, con sus razones…

 Si considero, que en Cúcuta deberían levantar un monumento de solidaridad al pueblo venezolano…Solidaridad es el nombre del juego. Ayer por mí, hoy por ti. Por ello: Dame la mano hermano venezolano, no te rindas jamás, lucha por los tuyos por las vías pacíficas y recuerda: “Por las velas, el pan y el chocolate, yo combato, tu combates, el combate”. Gloria al bravo pueblo.

Delio "Maravilla" Gamboa

Friday, 24 August 2018 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Corría el año de 1962, en una tarde de domingo soleado en Santafé de Bogotá, los rolos de todos los niveles sociales acudían masivamente por las calles 45 y 57 hacia el coloso deportivo: el estadio Nemesio Camacho del Campín. Todos los hinchas azules y rojos, los fanáticos embajadores y cardenales, en paz, con orden, con algunas “pullas picante” de buen humor bogotano: “…Ala, los cardenales, no alcanzan a sacristanes” y la respuesta no se hacía esperar: “…Mi rey, los millonarios no tienen pal Directo Caracas…”.

Así llenan el Campin, cada “oveja con su pareja”, con camaradería, en familia, con alegría y buen humor. Todo un vario pinto de colores, con especial énfasis en las chaquetas y gorros rojos y azules. Algunos llevan “botas pamplonesas”, con refajo: manzanilla y aguardiente, otros en “paseos de ollas”: gallina y papas chorreadas.

En ese ambiente de alegría y expectativa salen los equipos; se canta el himno nacional y luego los gritos: “Santafé, Santafé, Santafé…” y “Millos, Millos…Millonarios”. Allí, entre los espectadores miles de radios Phillips; unos escuchan a Todelar, a Carlos Arturo Rueda C., aquel de “Bola rodando y Carlos Arturo Rueda C narrando…”; otros atienden la narración de radio Nueva Granada, con ese maravilloso locutor y comentarista don Gabriel Muñoz López. Escuchemos un retazó:

“…Millonarios de la capital de la República con: Centurión; Boya, Gallegas y Vulcano; Jamardo y el “Pibe” Díaz; Larraz, Arango, Mario Klinger, Delio Gamboa y Rubén Pizarro. “Santafecito lindo del alma mía” con: Bevilaqua; Rodríguez, Milne y Aponte; Silva y Tovar; Campana, Resnik, Panzuto, Perazo y el “Zipa” González”, y continúan los vítores: “Santa, Santa, Santafé” y “Millos, Millos, vamos Millos”. Se inicia el partido, con la autoridad del “Chato” Velázquez”

“…No cabe una aguja en el Nemesio Camacho del Campin, porqué hoy fanáticos de todo el país, juega Delio “Maravilla” Gamboa…Y centra de nuevo Rubén Pizarro, se levanta Delio Gamboa y Goooooollllll, Goooooollllll de Millonarios…Goooooollllll de Delio “Maravilla” Gamboa, formidable cabezazo, en una acción notabilísima, que deja sin chance al gran arquero Bevilaqua”-Y continua emocionado Gabriel Muñoz López- “…Que bien juega “Maravilla” Gamboa, en el Campín , fanáticos…Deberían hacerle un monumento a Delio Gamboa, en el Campín, fanáticos…”.

Delio “Maravilla” Gamboa llenaba “El sucio, feo y destartalado estadio del Campin” hasta las banderas. El moreno espigado de Buenaventura jugó con Millonarios y también con la roja y blanca camiseta del Santafé.  Jugó en el futbol argentino y en el futbol mejicano y fue allí también ídolo de multitudes.

Bien, lo recuerdo. Lo vi, muy niño, en el General Santander, jugando contra el “Doblemente Glorioso” a mediados de los años sesenta. A la frontera, casi nunca iba, por temor a un “leñazo” de Cleto Castillo, un “pata brava” uruguayo, que hacia respetar sus predios.

Alto, muy alto, debía medir casi 1.90 m, muy delgado, moreno, de cara alargada y facciones finas, con largas piernas. Famoso por sus grandes zancadas y por deslizarse en el césped, para tocar y meter balones imposibles. Famoso también por su capacidad para el cabezazo. Se levantaba, como un “caza aviones” y por encima de todos el cabezazo al piso, al mejor estilo de nuestro Yerri Mina. Pero, Delio Gamboa se destacaba aun más como persona humana, por su decencia y señorío, por su amabilidad y don de gentes. Ídolo y emulo de toda su generación. Triunfo como deportista y como persona. Integro nuestra primera selección en 1962, en el mundial de Chile de 1962.

Ayer, agosto 23 de 2018, partió Delio “Maravilla” Gamboa al Oriente Eterno, en la certeza, que se vestirá DE gala con la “Selección Celeste”. Buen y Maravilloso viaje “Señor Maravilla”.

JuanPaz

Monday, 06 August 2018 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado  

 “En las heladas aguas del lago Titicaca, unos sapos cantan coro a un mismo son.

     Su samba macabra suelen croar, bulla y protesta de nunca acabar…

     Un bufón de esos bellaco y bribón, suspende su querella que sin ton ni son, lo bello

     Le remuerde, y tornase agresor. Da a una polilla un fuerte manotón.

     Como una estrella refulgente brilla; parece de Paytiti la fuente de esplendor;

     Despierta en el jambato insana comezón. ¿Por qué me golpeas engendro del mal?

     -Por qué brillas maldita seas-dice satisfecho éste criminal.

     Los Sapos del lago Titicaca- Ali Bator

 

   Juan Manuel Santos Calderón, gobernó el país por dos periodos: agosto 07 de 2010 a agosto 07 de 2018. Hoy se despide con un sabor agridulce de los colombianos. Agridulce, por que es odiado y tildado de traidor-¿traidor a que y a quien?-por la mitad de los colombianos votantes, orientados por la soberbia inmarcesible de un caudillo nostálgico, pero el otro 50 % de los colombianos, lo respetan, valoran y le rinden hoy tributo de admiración, aprecio y gratitud. Esos son los colombianos de una Colombia vulnerable, pero al tiempo prudente, ponderada y pensante. Le agradecen a Santos su tratado de paz y sus ejecutorias, son ellos: el hombre del común, citadino, trabajador e ilustrado; el campesino colombiano, que a fuerza de guerra y abandono, está marginado, pero pleno de ilusión con los primeros pasos de una paz sustentable, aun incipiente, por las todavía contraculturas vigentes de violencia, corrupción y sumisión. También pertenecen a ese país grato la juventud, ahora comprometida en el proceso de la toma de decisiones, las madres cabeza de hogar y una gran parte de la clase media colombiana.

 

   Juanpaz llegó al gobierno, en su primer periodo, como una ficha-por fortuna no manipulable-del ex presidente Uribe Vélez, pero pronto, como la canción de Pedro Navaja “…Sorpresas te da la vida…La vida te da sorpresas…”, Juan Manuel, se tornó en Juanpaz, y dio un giro radical hacia la cordura y la ponderación, en pro de dar un primer paso, pero gigantesco para terminar el conflicto armado colombiano. En tal virtud suscribió con las Farc  “El acuerdo de paz de La Habana”, que ahora el nuevo gobierno quiere borrar de un plumazo, pero eso es ya otra historia…

 

   Brilló con luz propia Juanpaz y obtuvo dos premios para toda Colombia, así no lo avale sino la mitad prudente del país: Una estructura solida de paz, que no se puede destruir y como moño del regalo “El premio Nobel de la paz”. No sé porque en éste asunto recuerdo, al gran deportista y filosofo Martín Emilio “Cochise” Rodríguez: “En Colombia, muere más gente de envidia, que de cáncer”. Vaya asunto…

 

   Juanpaz, para ti un mensaje de despedida: “Que el camino se extienda para recibirte. Que el sol acaricie suavemente tu cara. Que el viento sople siempre a tu favor. Que la lluvia precipite en tu tierra. Hasta un nuevo encuentro con Colombia. Que el Gran Arquitecto del Universo te bendiga siempre”