Wednesday, 27 May 2020 | Login

LO MAS RECIENTE

Paradojas de pandemia

Saturday, 02 May 2020 00:00 Written by
Por: Clemencia Gómez Sandoval, columnista invitada
 
Si alguien me hubiera dicho que llegaría el día en que todos estarían escondidos, asustados, angustiados, temerosos, ansiosos y yo estaría serena frente al miedo colectivo, no lo hubiera creído; para mis emociones desbocadas, anestesiadas con alcohol, no había posibilidad de redención, si se lo hubieran dicho a mis hijos o a mis hermanas, acompañantes míos de muchos años en instituciones de rehabilitación, viendo como era carne de psicólogos y de psiquiatras, les hubiera sonado poco menos que imposible y no les faltaría razón, pero la vida, la impredecible vida, la sorpresiva vida, tenía entre sus planes para mí, que a fuerza de caer y levantarme, de sufrir y de hacer sufrir, de aprender de maestros y maestras, yo pudiera llegar a entender, a querer y a cuidar a Clemencia.
 
Huyendo de mí misma encontré el paraíso perdido, ese que buscaba fuera y que tenía dentro, elegí la naturaleza, la vida en el campo, la sencilla cotidianidad campesina, como los bálsamos curativos que requerían mi espíritu proclive a la desazón y al hastío; la competencia social, el consumo masivo, la hipocresía de las grandes urbes, la deshumanización, me hacían sentir que yo iba por el camino equivocado, estaba en lo cierto, pero lo “cierto” para quienes me rodeaban era que la excéntrica, la desadaptada, la incapaz de hacerle frente a la vida era yo, acudió en mi ayuda mi gusto eterno por la desobediencia y sin saber que hacia lo correcto correctamente (Al fin, Maestro Fernando C.), le hice caso al Libro Grande y obtengo cambios psicológicos que se van aproximando a los 180º.
 
De manera que la pandemia me encontró equipada para el confinamiento, para el silencio que degusto, para la soledad, para la sobriedad que realmente no es estar limpia de alcohol, sino, además y por sobre todo. atenta y vigilante sobre mi misma, para ser feliz y útil, lejos de las “felicidades prosaicas” de torta, serpentina y globo, un acicalar mi morada interior para engrandecerla con las cosas simples, cotidianas, el atardecer, el amanecer, el canto de los pájaros y una decidida voluntad de servicio.
 
No tengo miedo de la muerte, quizá porque he vivido intensamente, más miedo le tengo a una vida aburrida y sin sentido, yo que tengo resuelto el enigma del más allá y que no creo en el cielo, ni en el infierno, soy abanderada de la eutanasia, para decirlo más suave que suicidio asistido, lo intenté sola pero confieso que soy una suicida fracasada: “que no duela, que no haga ruido, que no se den cuenta mis hijos, que no haga reguero…..” no joda, que tarea infernal, más fácil cambiar la perspectiva y sin saber cómo, sin darme cuenta de la fórmula, empecé a lograr cada día que Clemencia llegará serena al atardecer…y heme aquí, en confinamiento voluntario, lejos de la servidumbre voluntaria que impone el vivir para tener, siendo yo misma, libre, en la medida que la relatividad de lo humano lo permite, dichosa de ganar cada día la única batalla que me compete: la de caminar hacia la excelencia de lo humano, por sobre las patologías congénitas o adquiridas que no me permitían ver más allá de mi nariz…un milagro, admitir que lo que tengo es lo que hay y es suficiente y que SER o no SER sigue siendo la cuestión.

El Periodismo,sin censura,base del Sistema Democrático

Sunday, 26 April 2020 00:00 Written by

Por: Abogado Maximino Rincón García - CNP Norte de Santander - R.N.: 0712, columnista invitado

Colombia es un Estado Social y Democrático de Derecho,es decir,un Estado Constitucional,donde existe la Supremacía de la Carta Política (Art.4o.),y,de ahí devienen Derechos Fundamentales Constitucionales,plasmados en la Parte Dogmática de la Norma Superior,son Principios y Valores que garantiza ( para que se materialicen ) la propia Carta,como por ejemplo "La Libertad de Expresión y Opinión" ,consagrados en el Cánon 20 Superior.

Así mismo, se pueden fundar "medios masivos de comunicación",que informen de manera veraz e imparcial,y son libres,sin censura (por poderoso que sea el ente cuestionador o la persona que pretenda enervar la garantía de informar o de difundir el pensamiento ),las fuentes noticiosas son intangibles,y si hay que rectificar,pues se rectifica en condiciones de equidad ( para proteger el derecho a la honra ), sin que ello desnaturalice la misión y visión periodística.

Cualesquiera persona,en teoría, podría denunciar que ha sido objeto de una Calumnia o que se le ha Injuriado,con imputaciones deshonrosas, comentarios proditorios o transmitiendo noticias falsas.

Pero,solo el directamente afectado o sujeto pasivo de la eventual conducta punible,está legitimado para incoar la acción correspondiente ( Arts.220,221 y 222 del C.Penal ),y sobre él recae el onus probandi del "ánimo injurioso" ( Sent.C-442/2011 ),y,en todo caso, el periodista o persona natural o el medio de comunicación social,que "PROBARE LA VERACIDAD" de lo expresado,quedará "eximido de toda responsabilidad" penal.

La "Exceptio Veritatis",es una causal de exclusión de responsabilidad frente a la conducta de Injuria,cuando se demuestre "La Verdad" de las afirmaciones.
Igual,si hubiere un proceso penal en trámite,por Injuria o Calumnia Indirectas, y si fuere menester hacerlo,podrá retractarse voluntariamente antes de proferirse Sentencia de Primera o Única Instancia,y,también, quedará eximido de responsabilidad,a las voces de lo preceptuado por el Art.225 Ibídem,interpretado en concordancia con la Sent.C-635 de 2014.

Por manera que los periodistas NO debemos permitir,bajo ningún pretexto,que se nos censure,coarte o restrinja nuestro natural ámbito de trabajo,y,por el contrario,cumplamos a cabalidad con nuestra misión social de informar,opinar y comentar ( inclusive, reproduciendo ) a una ciudadanía cada vez más ávida de que se le comunique objetiva y verazmente el acaecer diario,sin soslayos,artimañas y manipulaciones,pues faltaríamos a nuestro compromiso profesional y a la Ética del Periodista.

La Verdad,es una sola,y es nuestro indubitable deber,hacerla conocer de la opinión pública.

La batalla contra el coronavirus la ganamos entre todos

Tuesday, 21 April 2020 00:00 Written by

Por Karen Abudinen Abuchaibe Consejera presidencial para las regiones, columnista invitada

El COVID-19 cambió nuestras realidades, pero fortaleció aún más al Gobierno Nacional para seguir trabajando incansablemente por las regiones de Colombia. Con la llegada de este virus hemos multiplicado las labores y gestiones desde todos los frentes y en cabeza del presidente Iván Duque, aunamos esfuerzos para llegar con acciones efectivas a los hogares colombianos, porque nuestra prioridad es la protección y el bienestar de todos los ciudadanos.

Estamos trabajando 24/7 porque juntos le ganaremos la batalla al Coronavirus. Desde el inicio de la emergencia, el Gobierno se ha empeñado en establecer los lineamientos y normativas necesarias para controlar y mitigar los efectos de esta pandemia. Se han expedido más de 200 decretos, con medidas como el aislamiento obligatorio preventivo, el cierre de fronteras, campañas de autocuidado con el lavado de manos constante y el uso de tapabocas, prohibición de eventos masivos, destinación de 6 billones de pesos para el sector de la salud en la atención de la emergencia, entre muchas otras.

Con los mandatarios locales estamos desarrollando a diario unas Mesas Nacionales de Atención Virtual, Las Regiones se Conectan, en las cuales estamos resolviendo dudas sobre las medidas expedidas por el Gobierno Central, porque sabemos que cuando trabajamos en equipo todos hacia un mismo objetivo, logramos más beneficios para las regiones.

Además se han potencializado los programas sociales, las ayudas económicas, las donaciones y demás acciones por parte del Gobierno, como Familias en Acción, Devolución del IVA, Ayudas a adultos mayores, Jóvenes en Acción, por nombrar algunos, para entregar ayudas económicas y provisiones con mercados, ya van 13 millones 476 mil hogares en Colombia beneficiados. Todo esto, a través de la articulación de esfuerzos con entidades como el DNP, Prosperidad Social, los Ministerios de Interior y Trabajo, el ICBF, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.

Entregamos todas estas ayudas porque conocemos la realidad en los territorios, que existen hogares que están pasando necesidades y mucho más durante este tiempo, por eso nos coordinamos con las Gobernaciones departamentales y las Alcaldías para trabajar de la mano, hombro a hombro, buscando el bien común y la atención a población vulnerable, como lo son nuestros adultos mayores, niños, niñas, adolescentes, y familias que necesitan la presencia del estado y de la solidaridad de los ciudadanos.

Adicionalmente, en cabeza de la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, hace unas semanas lanzamos la campaña Ayudar nos hace bien, una iniciativa maravillosa en la que hemos logrado que la generosidad de los colombianos sea bandera para apoyar a más hogares.

Contamos con el apoyo de la Fundación Solidaridad por Colombia y el sector privado, a la fecha hemos recaudado 462.000 mercados, gracias a los más de 6.967 donantes que han entregado ayudas económicas como en especie. Estamos seguros que lograremos la meta de 1 millón de mercados, para algo más de 445 mil familias.

Seguimos trabajando, seguimos buscando soluciones, este es un gobierno comprometido, que cumple, que está atento a las regiones, que conoce sus necesidades y está haciendo todo lo posible para que superemos esta emergencia, porque juntos somos más fuertes.

La caída del Tirano

Friday, 03 April 2020 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

Hace poco más de veinte años, la hermana república de Venezuela era un paraíso envidiable en Latinoamérica, no solo por establecer un sistema democrático personalista, respetuoso de la dignidad humana y de las libertades individuales, sino también por gozar de una economía vigorosa, respetuosa de la iniciativa privada, el libre mercado y la creación de riqueza desde el sector privado. Referirse a Venezuela era, entonces, obligarse a exponer un sinnúmero de cualidades propias de una nación próspera, encaminada al éxito. El petróleo, su sistema agrario, sus materias primas, y, las condiciones para invertir eran caldo de cultivo para triunfar inexorablemente.

Tanto así, que los inversionistas extranjeros consideraban que el emprendimiento y la innovación de los venezolanos impactaban positivamente cualquier mercado internacional; y era así como, de esta manera, existía plena factibilidad a los efectos de establecer cualquier alianza, joint venture o asociación comercial. Esto fue, sin lugar a dudas, lo que convirtió a Venezuela en un referente absoluto para las naciones hermanas. Luego, en el año 1998 -para el infortunio mundial- arribó el populismo disfrazado de buenas intenciones, con un discurso dizque alternativo, pluralista y pacifista, que se autoproclamó 'respetuoso de las libertades individuales y de la justicia social'. Aquel no fue más que encarnado por un militar embustero, revanchista, e incendiario llamado Hugo Chávez Frías.

Ejercitando un acto de buena fe, la ciudadanía venezolana optó por creer en la palabra del sátrapa. Pero, posteriormente y con el trasegar de los años, su legítima ilusión comenzó a desvanecerse. El daño estaba consumado ya, y difícilmente se presentaría una pronta reparación, que pudiere arrebatarle el poder a una dictadura enquistada en el Palacio de Miraflores. Los ciudadanos venezolanos padecieron la demagogia de un lobo disfrazado de oveja, de tal suerte que el farsante logró engañarlos a todos. Muchos años después, Chávez falleció a consecuencia del deterioro en su estado de salud. Pero compartiendo un extensamente pernicioso legado de homicidios y ejecuciones extrajudiciales, persecuciones políticas, expropiaciones, atentados contra la empresa privada, pobreza extrema, familias muertas, tráfico de estupefacientes a gran escala -convirtiéndose el territorio nacional en refugio para los guerrilleros genocidas de FARC, en lo que otrora era el paraíso venezolano. El chavismo aniquiló a la democracia y sus instituciones.

No siendo suficiente con todo aquello, el difunto Chávez se atrevió a condenar definitivamente a su nación, transfiriéndole el poder a un bribón despótico y homicida llamado Nicolás Maduro. El mencionado, obrando cual potencial rufián, se dio entonces a la tarea de consolidar la nefanda herencia de su amo enterrado. En virtud de ello, Venezuela- extraviada en sus propias cenizas- se transformó en una brutal sinonimia de anarquía en donde nadie manda, y donde lleva el control un canalla ilegítimo- dedicado al narcotráfico- que masacra y pisotea el sentir popular.

A la postre, Venezuela ha mutado en un espacio geográfico que exhibe la tasa de homicidios más elevada del globo, una inflación igualmente récord, un verdadero cártel del hambre -dada la escasez de alimentos-, y ha cobrado forma de un proverbial basurero de donde solo emergen roedores y buitres buscando mil desechos. Difícil imaginar un personaje que encarne consecuencias más devastadoras que Maduro.

Dantesco escenario que no habrá de ignorar el masivo éxodo de ciudadanos venezolanos hacia otros Estados latinoamericanos; en Colombia, verbigracia, reside más de un millón de venezolanos, que han llegado huyendo del régimen y suplicando por asistencia humanitaria. Uno de los costados más oscuros de tamaña destrucción remite a la inabarcable cantidad de niños y jóvenes que, habida cuenta de profundos problemas de nutrición, padecen una irreversible insuficiencia física (y, en muchos casos, mentales). Siendo éstos el futuro de la nación, nada más intolerable que el futuro que la dirigencia madurista les ha reservado. ¡Una barbarie imperdonable!

Por su parte, el ya bien identificado Cártel de los Soles -banda criminal auspiciada por Maduro y dirigida por Diosdado Cabello, Néstor Reverol y Tareck El Aissami- continuaba haciendo de las suyas, traqueteando a más no poder y acribillando a la sagrada población. Empero, para nuestro fortunio, tal cual como ha ocurrido, el Gobierno de los Estados Unidos enhorabuena le ha puesto precio a la cabeza del jefe del narco Estado- Nicolás Maduro- con miras a quedar a 'buen recaudo' de la justicia estadounidense.

Entretanto, el futuro renacer de dicha nación reposa hoy en valientes líderes como Leopoldo López, Juan Guaidó o María Corina Machado; a ellos les cabe un protagonismo central en los próximos años, en tanto habrán de perseguir la construcción de estabilidad en un nuevo horizonte. Estos líderes venezolanos deben contar con todo el respaldo posible, a los efectos de que jamás desistan de ejercitar tan admirable labor, la cual hoy se sintetiza en hacer frente a una dictadura declaradamente asesina y totalitaria. Nada hay de fácil en esta faena y, sin embargo, López, Guaidó y Machado cuentan con más que suficiente coraje y determinación para encararla.

Adenda: Diosdado Cabello se ha hecho nombrar embajador en Cuba. ¡Vaya sorpresa!, dejará tirado a su amo Maduro para que se las arregle como pueda, en tanto él asegura su impunidad en el régimen cubano de la miseria. A él también- tarde o temprano- la justicia norteamericana lo pondrá a buen recaudo. 

@JuanDaEscobarC.

LO MAS LEIDO

Por Rafael Humberto Guerrero, columnista invitado. El primer nombre de…
Por Karen Abudinen Abuchaibe Consejera presidencial para las regiones, columnista…
Por: Clemencia Gómez Sandoval, columnista invitada Si alguien me hubiera…
Por: Abogado Maximino Rincón García - CNP Norte de Santander…

Las medidas para mitigar la crisis económica

Friday, 27 March 2020 00:00 Written by

Por: Juan David Escobar Cubides, columnista invitado

Ante el COVID-19 el Gobierno Nacional ha adoptado una serie de medidas para mitigar la crisis, las cuales consideramos acertadas porque reúnen los parámetros de eficiencia, eficacia y efectividad para superar idóneamente la emergencia social. Dichas medidas están divididas en dos frentes. El primero se concentra en acabar con el contagio a través de dos ejes: la cuarentena obligatoria como alternativa preventiva; y las respectivas dotaciones para la atención médica de los contagiados. El segundo se concentra en la ejecución de estrategias efectivas, encaminadas a sanear los golpes que está padeciendo nuestra economía.

Sobre el primer frente, es claro para la ciudadanía el cumplimiento de la cuarentena obligatoria, así como el suministro de dotaciones a los profesionales de la salud para brindar una atención óptima, eficiente y oportuna. Verbigracia, observamos con agrado el anuncio de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien confirmó la primera importación de 50,000 tests PCR RT de Covid-19 desde Corea, un producto llamado Allplex de Seegene que arroja resultados en 4 horas. Lo que nos demuestra que en Colombia se implementarán las mejores prácticas mundiales para el manejo del COVID-19. Adicionalmente, el Gobierno ha tomado la decisión de proveer los recursos para el sistema de salud, de tal manera que sea posible atender los requerimientos en materia hospitalaria. Con dichos recursos y la llamada simplificación de trámites, se acelerará la implementación del programa de Punto Final. Esto es lo más importante del asunto.

Empero, sobre el segundo frente- el cual está encaminado a salvaguardar el sistema productivo y, correlativamente, mitigar los riesgos colaterales- abundan infinidad de especulaciones dentro de los colombianos. Para ello, aclararemos las medidas dispuestas por el Gobierno Nacional con miras a reconstruir la productividad y las finanzas del Estado.   

PRIMERO. - El Gobierno anticipará la devolución del IVA; el cual se hará a partir del 8 de abril y los beneficiados, que serán la parte más vulnerable de la población, estarán en los programas de Familias en Acción y del Adulto Mayor. Además, se podrá solicitar un alivio consistente en un aplazamiento del pago de las cuotas de créditos hipotecarios, de consumo, tarjetas de crédito, crédito de vehículo y comerciales, por los próximos meses.

SEGUNDO. - Se destinará un billón de pesos en créditos para el sector agropecuario, lo cual les garantizará el ingreso a los campesinos de nuestro país- quienes son los más afectados- con el propósito de que puedan llegar a las distintas centrales de abasto para proveer los alimentos que la población demanda. Dichos préstamos se podrán utilizar para capital de trabajo, inversión y reactivación económica.

TERCERO. - Se confirmó que se garantizará un ingreso adicional a más de 2.6 millones de hogares de Familias en Acción y que habrá un giro para aproximadamente 204.000 estudiantes de bajos recursos que hacen parte del programa Jóvenes en Acción y Colombia Mayor.

CUARTO. - En todo el territorio nacional, se reconectará el servicio de acueducto a cerca de un millón de personas (200.000 familias) que lo tienen suspendido por falta de pago. En un estado de excepción como el que vivimos es menester hacer lo propio, pues una medida social como esta es efectiva para mitigar un asunto de salud pública.  

QUINTO. - El Gobierno Nacional ofrecerá garantías a través del Fondo Nacional de Garantías, para que las pequeñas y medianas empresas tengan facilidad de acceso a las distintas líneas de créditos con el sistema financiero. Esto es más que acertado, dado que, es vital oxigenar la actividad económica de quienes integran una de las partes más débiles dentro del sector productivo: las pymes en vía de crecimiento.

Adenda: las medidas para sanear y salvaguardar nuestra economía van en sintonía con las necesidades y realidades de la nación. Quienes han creado y formado empresa así lo saben. De la misma manera, también lo saben quiénes han trabajado y conocen el valor del trabajo. Por otra parte, se ha criticado el decreto 444 sin que lo hayan leído. El FAE y el FONPET son cuentas nacionales para asuntos de interés nacional. Así las cosas, es un ahorro que debe y puede usarse en situaciones como las que vivimos, aun cuando no será suficiente. Es por ello que hay que pensar en utilizar las reservas, pues la situación lo amerita.

@JuanDaEscobarC

 

LE FANTOMES DU MONT VENTOUX

Wednesday, 19 February 2020 00:00 Written by

Por Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Regresó Nairomán… Nairo Alexander Quintana Rojas venció al tercer fantasma del Monte del Viento y se coronó con solvencia como campeón del Tour de Provence 2020. Enhorabuena por nuestro Escarabajo “Oxyelitrum nairoi”.

El Monte del Viento, es un “mítico paisaje lunar”, con 21.5 km de ascenso y con 1912 msnm. Puerto de llegada en varias ocasiones, tanto del Tour de Francia, el Dauphiné Liberé como de diversas pruebas ciclísticas de elite. Allí triunfaron en su momento: Lucien Lazarides y Charly Gual;  Raymond Poulidor, Julio Jiménez y Eddy Merck; Jean François Bernard;  Marco Pantani, Richard Virenque e Ibán Mayo, quien posee el record;  Chris Froome, Thomas De Gendt y ahora Nairo Quintana.

La escalada es brutal, “parece que se nos va el alma a pedazos”, “La antesala del infierno, con un paisaje lunar”. Una competencia no para ciclistas, sino para súper-atletas de tipo súper-escaladores. Recordemos como el 13 de julio de 1967, Le Mont Ventoux cobró la vida del excelente corredor británico Thomas Simpson y antes, en 1957, perdió la razón el suizo Kerdi Kluber. Y son múltiples los ciclistas que han terminado exhaustos o han desfallecido, tal como aconteció en 1970 con el caníbal Eddy Merck en su intento de subir a ritmo de campeón

Le Mont Ventoux ha sido esquivo para todos los escaladores colombianos. No pudieron en su tiempo Patrocinio Jiménez, ni Condorito Corredor; tampoco Lucho Herrera, ni Fabio Parra; no lograron vencerlo Oliverio rincón, ni Avaro Mejía; también lo intentó sin éxito Nairo Quintana y Rigoberto Urán.

Regresemos a los fantasmas. En el Tour de Francia de 1987, en una cronoescalada y cuando Pedro “Perico” Delgado aparecía con un tiempo magnifico, llegó a meta nuestro escalador estrella, el gran jardinerito Luis Alberto Herrera y con un tiempazo pulverizó en meta el registro del gran escalador español. Ya nuestros comentaristas se alistaban a colocar el himno nacional y se lanzaban las primeras gorras al viento, cuando se escuchó la voz de Héctor Urrego: “Señores y señoras, apareció Le Fantomes du Mont Ventoux”. Un buen contra relojero y regular escalador Jean François Bernard echo por tierra todo pronóstico y derrotó a Lucho Herrera…pasaron los años…En el tour de Francia de 2013, cuando Nairo Quintana “cabalgaba” solitario hacia la gloria en el Mont Ventoux, apareció de atrás un segundo fantasma: el gran campeón de Kenia-Inglaterra Christopher Froome, paso de largo a Nairomán y lo venció sin atenuantes en la cima del satánico pico montañoso. Cero y van dos fantasmas…

Sin embargo, Nairo Quintana en 2020 ya no creyó en fantasmas. En el Tour de Provence, venció a un tercer grupo de fantasmas: Thibaut Pinot, Pavel Sivanok, Aleksandr Vlasov y Alexey Lutsenko   y coronó con éxito la cima del Monte del Viento. Enhorabuena…

La afición colombiana espera, que en futuro próximo los nuevos caza-fantasmas colombianos en cabeza de Miguel Ángel López, Egán Bernal, Sergio Higuita, Iván Ramiro Sosa y Camilo Ardila, puedan en un Tour de Francia coronar el mítico puerto montañoso y terminar con los fantasmas del “paisaje lunar”.

La relatividad del tiempo.....

Tuesday, 07 January 2020 00:00 Written by

Por: Clemencia Gomez, columnista invitada

Entre las varias dudas que conforman el burdo tejido de mi escepticismo, está la de la real existencia del tiempo, que en la práctica es solo un devenir de días y noches, de rotaciones y traslaciones mecánicas que nos marcan desde el nacimiento hasta la muerte. Quizá por esta visión elemental y simple, alejada de la astronomía como ciencia y de la astrología como perspectiva esotérica, encuentro el valor de la vida en el aquí y en el ahora, que en realidad es con lo único concreto que cuento en materia de temporalidad. Ahora, es el único instante en que puedo ser serena o volverme polvo, según se me dé la gana.

Hemos tenido muchas formas caprichosas de medir el tiempo desde los sumerios, pasando por los egipcios, sus Ptolemeos astrónomos y su sabia Hipatia dedicada a la ciencia, hasta encontrarnos con el calendario oficial impuesto por Gregorio XIII, papa de la cristiandad, que en el 1528 resolvió sustituir el Calendario Juliano, impuesto por Julio César en el 46 a C., por el Calendario Gregoriano, con el fin de ajustar algunas celebraciones religiosas, como la pascua, a su infalible deseo.

Los civilizados pueblos de mesoamérica tuvieron su propio calendario, el calendario maya, mas ajustado a una visión astrónomica del tiempo, que le permitía entender a nuestros antepasados precolombinos el sentido de cada día, hasta que a punta de cruz y espada se consumo el genocidio, se arrasaron culturas milenarias y se quedó el bodrio del calendario Gregoriano que sojuzgaba creencias e imponía fiestas. El calendario de la Revolución Francesa por razones obvias me encanta y según sus meses, de sonoros nombres, yo nací el 28 de Germinal y la chispa subversiva magnífica salto entre Messidor y Termidor.

Hay quienes se guían por el calendario lunar, como el hombre del campo y quienes por el calendario celta que según los científicos es de asombrosa exactitud para medir el tiempo; otros conforman su calendario a partir de solsticios y equinoccios que marcan en forma inversa la vida del hemisferio boreal y del hemisferio austral y hay románticos codependientes (¿será redundancia?) que afirman “mi vida comenzó cuando llegaste tú”, en fin, medir el tiempo es una invención humana, por demás caprichosa, en la que no confío ni un ápice.

Hoy creo en lo que pienso y en lo que siento y aprovecho la euforia del momento para tenerlo presente con agradecimiento, porque el llamado 2019 que para muchos fue un annus horribilis, para mí, personalmente, fue un mirabilis de annus por razones que amorosamente les comparto: tuve mis demonios a buen recaudo, sin tener que amordazarlos; pude mantener mi hedonismo, sustituyendo el prosaico placer del corto plazo, por el placer del largo plazo; compartí con mi familia sin permitir las intromisiones cuando me resultaron inmanejables y lo hice en forma asertiva; disfruté de paz y silencio en el campo, encontré gente maravillosa, ustedes, con quienes comparto música, cine, arte, filosofía, poesías, vivencias y sobre todo política, los que no se interesan en ella dejan que les piensen la vida; aprendí a separar definitivamente mis luchas colectivas del amoroso cuidado del ETHOS que es ni mas ni menos que el arreglo de mi morada interior, la vida sencilla.

¿Qué más podría pedir? Bueno, si, algo, que la rama judicial se mueva mas....

Midan el tiempo como se les antoje, que yo estaré ahí para compartir con ustedes cada día, en tanto me lo permitan. ¡Feliz 2020, hasta que venga otro de los sabihondos que mangonean y nos imponga otra vaina!.

Los Bienaventurados, Oración de la montaña andina

Thursday, 02 January 2020 00:00 Written by

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Ante una violencia generalizada y una desigualdad de oportunidades para la población más vulnerable, solo tiene el país como fortaleza la propia esperanza de sus valores humanos.

Bienaventurados los hombres de buena voluntad, que aún creen en un mañana mejor para Colombia; y también:

Bienaventurados los que trabajan con amor, porque siembran semillas de esperanza; su labor producirá buen pan y buen vino para nutrir de verdades la incertidumbre del hombre colombiano.
Bienaventurados los mansos de corazón, que no inclinan su cerviz, ni pierden su dignidad, porque aún esperan transitar por la vía pacífica los caminos hacia una paz sostenible.
Bienaventurados los campesinos, quienes todavía sostienen su azadón y con él su ilusión, porque son nuestra mejor esperanza, para proyectar políticas vigentes y futuras de retorno al campo y restitución de tierras.
Bienaventurados los hombres y mujeres de la clase media, quienes reciben todavía de pie, el peso de una tremenda carga impositiva, porque conforman el gran potencial silencioso de una reserva y de una revolución pacífica colombiana.
Bienaventurados los desplazados por la violencia y por el conflicto armado, porque por su valor y por su fe serán necesariamente los principales pilares de una nueva Colombia, refundada sobre una próxima cultura de paz.
Bienaventurados también, los promotores y ejecutores de las políticas y programas de la “ley de víctimas”, por impulsar “el perdón y el olvido” y la reivindicación de todas las víctimas del conflicto fratricida entre colombianos.
Bienaventurados los niños y niñas colombianas de todos los niveles sociales, étnicos y religiosos, porque tendrán el reto de enfrentar y vencer las dimensiones de las secuelas como herencia nefasta, de los violentos y narcotraficantes.
Bienaventurada la juventud, que entiende y es consciente de sus propios valores humanos y ahora abreva en las fuentes de la sabiduría académica, para enfrentar un futuro con algunos destellos de éxito.
Bienaventurados los adultos mayores, quienes hoy con dolor reprimen su impotencia ante la crisis de valores humanos contemporánea, pero aun a cuenta gotas orientan con amor y sabiduría a las nuevas generaciones de Colombia.
Bienaventurados los ambientalistas y los cultores de la economía verde, porque inducen fuerzas positivas y sustentables, para restaurar el equilibrio dinámico de la biosfera.
Bienaventurados los jóvenes deportistas colombianos, como Mariana Pajón, Nairo Quintana, Catherine Ibarguen, James Rodriguez, Egán Bérnal, Juan Fernando Quintero y Radamel Falcao García, porque con sus triunfos, mitigan las angustias y los afanes diarios de una población vulnerable, ávida de buenas noticias.
Bienaventurados los científicos y cultores del arte, las letras y la música, que se destacan a nivel mundial, porque su aporte retroalimenta el alma de Colombia.
Bienaventurados los dirigentes, que predican y aplican políticas sostenibles y socialdemócratas en lugar de neoliberismos salvajes, porque abren nuevos horizontes y algunas oportunidades para las inmensas mayorías sociales.
Bienaventurados los conductores espirituales del país, quienes entienden que en la fuerza de las ideas y en el poder del amor, que no de las armas, está la clave para auscultar con éxito los horizontes de paz.
Bienaventurados los agentes de la paz, que puedan repensar con ella una Colombia mejor, dentro del marco conceptual de un desarrollo humano sostenible.
Bienaventurados también los que aún conservan la utopía y todavía no han perdido su capacidad de soñar con una Colombia en paz, plena de oportunidades y armónica con la naturaleza, donde puedan crecer las generaciones próximas de buenos colombianos.