Friday, 20 September 2019 | Login

Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado Cortesía

La zorra y las uvas: El daltonismo

Por: Rafael Humberto Guerrero Jaimes, columnista invitado

Fedro poeta y fabulista latino, escribió una maravillosa fábula: La Zorra y Las Uvas. Una raposa ante la imposibilidad de alcanzar un racimo de uvas maduras, renunció al intento con el falso argumento de las uvas verdes. “…probarlas me desdeño, pues voy viendo que están verdes y agrás no es mi comida”.

Don Grim, poeta y fabulista cucuteño, ahora en el Oriente Eterno, tocó en su momento el tema bajo un prisma diferente: “…No puedo en condición de fabulista pintarla en éste siglo conformista aceptando que es verde lo morado”. Y remata con su moraleja: “¿Por qué aceptar con cinismo que las uvas están verdes? Estás que las chupas y muerdes, pero te dio daltonismo el maldito conformismo”.

Maravilloso ejemplo ilustrativo, como pie de apoyo, para referirme al proceso de paz colombiano.

Es evidente que el país está polarizado, y de qué manera, en torno al camino para transitar hacia una paz sustentable. Unos, quienes siguen incondicionalmente al senador Uribe Vélez, simplemente ven “verde” el proceso de paz o lo rechazan sistemáticamente, en cualquiera de sus formas de aproximación al mismo, y desde luego se oponen radicalmente a la estructuración de una paz sostenible con un marco jurídico de una justicia especial para la paz (JEP). Grave asunto.

Un segundo sector del país, tal vez ...dos terceras partes del país continúan con el apoyo a los acuerdos de paz Santos-La Habana con todos los acuerdos programáticos de paz con la insurgencia.... colombiana para transitar un sedero de no retorno al anacrónico conflicto armado, que solo muerte, sangre y dolor ha generado a todos, sin distinción de raza, credo o nivel social.

Para “Los amigos de la paz” por la vía pacífica del dialogo, la paz está como la zorra de Don Grim: en pleno proceso de maduración y con algunos esfuerzos a pleno alcance. Ellos conservan la utopía de encontrar una Colombia grata y en paz y retroalimentan a diario su esperanza, en un mañana mejor, con algunos destellos de ilusión y de bienestar para las próximas generaciones.

Y eso es precisamente una paz sustentable: con armonía y equidad entre todas las variables del medio, con perdón y quiera Dios con olvido, aunque Kennedy manifestaba: “perdona a tus enemigos, pero no olvides sus nombres”. También una paz sostenible, contempla necesariamente el mejoramiento integral de calidad de vida, ahora y mañana, de la población más vulnerable del país, incluida claro está la reparación integral de todas las víctimas del conflicto armado. Y sin embargo…La paz está madura y no verde, ó ¿Será que nos dio daltonismo el maldito conformismo?.

000
Read 1188 times
Rate this item
(0 votes)

Acerca del Autor

Melómano, cinéfilo, hacedor de letras, emprendedor y viajero de este mundo!